El volteado de piña es un postre de sabor clásico y delicioso. Su éxito radica en lo sencillo que resulta prepararlo a cambio de un gran sabor. Es perfecto para las comidas familiares porque encanta a grandes y a chicos.

Ingredientes

150 gramos de azúcar mascabado

300 gramos de mantequilla

3/4 de taza de azúcar blanca

3 huevos

1 lata de leche condensada

3 tazas de harina

1 cucharadita de polvo para hornear

1 taza de almíbar de piña

8 rebanadas de piña en almíbar, escurridas

8 cerezas en almíbar, escurridas

Preparación

Precalentar el horno a 180° C. Engrasar con mantequilla un molde para hornear y espolvorear con el azúcar mascabado. Batir la mantequilla en un tazón grande hasta que acreme, luego agregar el azúcar blanca, los huevos uno por uno y la leche condensada.

Cernir la harina con el polvo para hornear y, sin dejar de batir, incorporarla a la mezcla de mantequilla, alternando con el almíbar de piña. Colocar las rebanadas de piña en el fondo del molde y las cerezas en los huecos de las mismas. Vertir encima la masa del pastel.

Hornea de 45 a 60 minutos. Desmoldar inmediatamente sobre un platón.