LINCE/URUAPAN, MICH./ MIE-16-MAY/ Un campesino que fue abandonado por su esposa hace unos meses, decidió quitarse la vida ingiriendo un veneno para plaga de maíz; el cuerpo aún con vida, fue hallado por su hijo quien lo llevó a un hospital donde dejó de existir.

 

Se trata de quien respondía en vida al nombre de Juan Rodríguez Huitrón, de 52 años de edad, quien era originario y vecino de la ranchería de El Platanillo, municipio de Carácuaro.

 

De acuerdo a la versión del hijo de la víctima, de nombre Magdaleno Rodríguez Barriga, a eso de las nueve de la mañana llegó a su casa encontrando a su padre emanando saliva, por lo que supuso se había intoxicado con pastillas que se utilizan para curar el maíz.

 

De inmediato, aún con vida, lo llevó al hospital regional, en donde poco más tarde dejó de existir.