LINCE/ URUAPAN, MICH./ VIE-04-MAY/  Las ruinas de la iglesia y del antiguo pueblo de San Juan de las Colchas que quedaron prácticamente sepultados por la lava del volcán Parícutin tras la erupción en febrero de 1943, serán ahora convertidos en un parador turístico, gastronómico y artesanal.

 

Lo anterior fue dado a conocer por el diputado local Marco Trejo Pureco, en una entrevista, quien agregó que conjuntamente con el secretario de turismo estatal, Roberto Monroy, han solicitado el apoyo de 30 millones de pesos para detonar dicho proyecto turístico, a la titular de Turismo federal, Gloria Guevara.

 

Dicha cantidad será utilizada en partes iguales por tres comunidades que tienen acceso a las ruinas y que son las más cercanas, como es Zacán, del municipio de Los Reyes; Angahuan, del municipio de Uruapan y Nuevo San Juan Parangaricutiro.

 

El proyecto contempla la remodelación de los caminos para vehículos de Zacán y de Nuevo San Juan Parangaricutiro, a las ruinas del volcán, mientras que Angahuan conservará el transporte de turistas a caballo y renta de bicicletas de montaña.

 

Se contempla la construcción de un puente de madera sobre la lava volcánica desde la zona gastronómica hasta la torre de la iglesia, con la finalidad de facilitar el acceso de todas las personas sin algún riesgo, incluyendo personas con capacidades diferentes y de la tercera edad.

 

Las comunidades en mención, instalarán sus cocinas tradicionales para elaboración y venta de comida purhépecha, como también las artesanías que elaboran en cada una de las comunidades indígenas de zacán, Angahuan y Nuevo San Juan Parangaricutiro.

 

Finalmente, el legislador por Uruapan, Marco Trejo, señaló que en una segunda etapa, se contempla acondicionar el camino para que los vehículos lleguen hasta la falda del volcán Parícutin, así como al pico de Tancítaro, que es el cerro más alto de Michoacán, como también al cerro Pario, donde existe una torre de vigilancia del bosque y el Parque Nacional de Tancítaro.