MORELIA, MICH./ JUE-03-MAY/  “Así fue la Carrera Panamericana 1950 – 1954” es el título del libro presentado por José Alfredo Hernández Padilla en la Sala Manuel Pérez Coronado de la Casa de la Cultura de esta ciudad, una epopeya de las gestas heroicas de  grandes pilotos que marcaron toda una época en esta disciplina.

 

En la obra de 456 páginas, el autor transporta a los lectores a la primera mitad de la década de los años 50 cuando brillaban en el automovilismo figuras como Juan Manuel Fangio y Piero Taruffi, ídolos del deporte de la velocidad y figuras detonantes para el fomento de la industria automovilística a nivel internacional.

 

El especialista y crítico de las carreras de velocidad realizó una síntesis comentada de su libro e interactuó con un público apasionado por los autos que se dio cita puntualmente para saludar a otro invitado especial, el copiloto  Marco Antonio Hernández, ganador del primer lugar de la justa panamericana en 2011 junto al piloto Ricardo Treviño.

 

“Esos pilotos eran unos héroes, todos unos piratas de la carretera que se aventaban a hacer maravillas. Es increíble lo que el cuerpo siente a esa velocidad que llegaron a alcanzar”, expresó el corredor al hacer mención de la narración del cronista, historiador y periodista.

 

En presencia de la directora a de la Casa de Cultura de Morelia, Martha Leticia López Luna, se dio paso enseguida a una proyección de videos que documentan pasajes de la competencia realizada durante las cinco ediciones anuales de la competencia inaugurada el 05 de mayo de 1950 en Ciudad Juárez, Chihuahua.

 

En el relato, Hernández Padilla lleva la bandera de la velocidad en la pista de carreras, relata la competencia considerada como la más larga y trascendental de esa época, dada la importancia que le confieren los propios participantes. Desde entonces destacaron patrocinadores como Ferrari, Jaguar, Ford, Lincoln, Chrysler y Chevrolet como las marcas más importantes en la industria automovilística.

 

La obra que es el resultado de cuatro años de investigación,  convoca revivir los recorridos de más de 3 mil kilómetros de la Carrera Panamericana por lugares emblemáticos de la gran urbe y de la zona rural, incluso, por una parte de la Ciudad de México. En ese entonces los autos más rápidos alcanzaron hasta los 290 kilómetros por hora, todo un espectáculos para los apasionados de la velocidad.

 

“Los que no pudimos vivirla, la vamos a disfrutar en esta narrativa donde sólo cuenta la velocidad”, afirmó el autor, quien describe anécdotas sobre las peripecias y los triunfos de los contendientes, los obstáculos de tramos largos y cansados, las victorias increíbles y hasta los tristes momentos en que los pilotos fallecen en acción, como fue Michel Bonnetto.

José Alfredo Hernández Padilla ha sido oficial de pista, periodista, comentarista de radio y televisión, organizador de algunas fases regionales de carreras de velocidad, Team Manager en el Campeonato Mundial de Rallies e incluso, piloto aficionado en 1994 a bordo de un Ford 49 dentro de la Categoría de Turismo Mayor de la Carrera Panamericana.