JULIO C AGUIRRE/ URUAPAN, MICH./ LUN-23-ABR/ La bruja Cecilia Amado Rita que con su «bolita mágica» y «leyendo las cartas», pretendía regresar a sus familiares al niño de tan sólo 5 años de edad que había sido secuestrado en la comunidad indígena de Angahuan, fue capturada por el grupo Antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán al ser descubierta de haber planeado el plagio  del niño Bernardino Bravo Gómez, por cuya liberación exigía 600 mil pesos.

 

La supuesta hechicera Cecilia Amado Rita, de 39 años de edad, con domicilio en la calle Allende sin número del Barrio del Calvario y su presunta cómplice Delfina Soto Soto, de 37 años, ambas de Angahuan, mataron al menor asfixiándolo, por lo que también ésta última mujer en mención ya se encuentra tras las rejas.

 

De igual manera, está detenido el matrimonio formado por María Guadalupe Soto Santacruz, de 29 años de edad y Genaro Bravo Jiménez, de 27, de la comunidad Las Cocinas, quienes a decir de las autoridades, ayudaron a tirar el cuerpecito en una huerta de aguacate ubicada a la altura del kilómetro 9 de la carretera Uruapan-Los Reyes, en las inmediaciones de la tenencia San Lorenzo.

 

De acuerdo  a las pesquisas de la Dirección Antisecuestros, se sabe desde el el 21 de marzo, cuando plagiaran al niño Bernardino Bravo Gómez, cuando jugaba por fuera de su casa en Angahuan, sus padres José Guadalupe Bravo y Natividad Gómez empezaron a buscarlo, apoyados por las autoridades del lugar y pueblo en general, por diversos puntos, sin que desafortunadamente tuvieran resultados positivos.

 

A los pocos días, Cecilia Amado Rita  mandó a Delfina Soto Soto a la ciudad de Zamora para que de un teléfono público del centro de la ciudad, hiciera una llamada telefónica a la casa de la pequeña víctima, con la exigencia de 600 mil pesos a cambio de entregarles con vida a su hijo Bernardino, a quien cariñosamente llamaban “El Sun”

 

Delfina conocía el número telefónico del los padres del menor porque era vecina de los agraviados

 

Luego de la llamada, Delfina se acercó a la familia del menor para preguntarles si ya habían tenido noticias de él;  cuando le contestaron que aún no sabían nada, les recomendó que visitaran a Cecilia Amado Rita, quien se dedica a leer las cartas y supuestamente a través de una «bolita mágica» podía ayudarles a localizarlo.

 

Los padres del niño Bernardino,  desesperados, aceptaron la sugerencia y visitaron en Las Cocinas a Cecilia en varias ocasiones, por lo que la supuesta «bruja» les dijo que a través de sus cartas y su «bolita mágica» convencería a los secuestradores para que reduciría la cantidad exigida hasta 150 mil pesos y que en tres días ella misma se comprometía a entregarles al niño.

 

Sabido esto, la supuesta bruja Cecilia Amado Rita fue requerida por los ministeriales y terminó confesando que ella había planeado el atraco en complicidad con Delfina.

 

Dijo que primeramente transportaron a Bernardino, a bordo de una camioneta a una huerta que se ubica delante de Las Cocinas, en donde lo mantuvieron en cautiverio para después llevarlo a la casa de la supuesta «bruja».

 

En ese sitio lo mantuvieron cuatro días y después acordaron cambiarlo al domicilio de Delfina encerrándolo en un cuarto que se ubica en la parte trasera de la vivienda, en donde el menor se enfermó del estómago y le tuvieron que comprar medicamento.

 

Sin embargo, ya sabían que la policía les seguía de cerca la pista. Decidieron asfixiarlo con bolsas de plástico de color negro, en donde metieron el cuerpecito.

 

Llamaron por teléfono al matrimonio  María Guadalupe Soto Santacruz y Genaro Bravo Jiménez, vecinos de Las Cocinas,  a quienes les ofrecieron cinco mil pesos para que les ayudaran a trasladar el cuerpo en una camioneta de su propiedad.

 

Acto seguido, ya por la madrugada del viernes 20 de abril, se dirigieron a la huerta donde más tarde sería localizado.

 

or lo que ya las tres mujeres y el esposo de una de ellas se encuentran en prisión en donde, el juez competente en materia penal les resolverá su situación jurídica por secuestro y los que resulten, en contra de los presuntos responsables quienes con este crimen consternaron no sólo a la población de Angahuan sino de toda la Meseta Purhépecha.

 

Trascenedió además que la supuesta bruja  Cecilia Amado Rita y su cómplice Delfina Soto Soto ya tenían planeado que después de cobrar este rescate procederían a secuestrar a otro menor en la misma comunidad de Angahuan.