LUIS SAUCEDO MAYCOT/ MORELIA, MICH./ MIE-11-ABR/ Lamentable -muy lamentable-, sentido toman las candentes discusiones “filosóficas” entre los diversos grupos del Partido de la Revolución Democrática en Michoacán(PRD); en las cuales los principios, la plataforma, los documentos rectores …y sobre todo-la ideología de “izquierda” del partido – quedaron atrás, para dar paso al vulgar y llano pleito de comadres, entre la dirigencia estatal, y algunas corrientes internas (Nueva Izquierda), que buscan, con ello, justificar el apoyo que le darán, en la elección extraordinaria de Morelia, al candidato de la derecha Marko Cortés.

 

Como prueba inicial de lo anterior, tenemos la traición del ¿ex perredista? O ¿como se le llamara ahora? Miguel Ángel Villegas, que se entrega a la planilla de la reacción al ayuntamiento moreliano, en una alianza orquestada por el propio expresidente del PRD en el estado (y diputado federal ¡y local!) ¿perredista? Uriel López Paredes. Lo anterior, en un hecho vergonzoso de traición a principios, y de entrega a las causas mas reaccionarias, contrarrevolucionarias y retrogradas; de franco amasiato con el obscurantismo rancio y recalcitrante de la oligarquía panista-fascista.

 

La verdad es que la dirigencia, a todos los niveles, no tiene estatura política, ni moral, para llamar a las expresiones, y mucho menos a los militantes, a cerrar filas en torno a sus propuestas y candidatos, por que lamentablemente, la propia dirigencia se ha dejado sucumbir ante sus inconfesables apetitos económicos y de poder, y de lo cual la sociedad michoacana hoy tiene constancia.

 

Sin embargo, la lucha de aquellos que nos definimos con una ideología auténticamente de izquierda, que nos apegamos a principios de carácter ideológico y político (mas allá del carácter coyuntural que tome momentáneamente la lucha de carácter electoral), creemos que es posible seguir avanzando, para construir, desde cada trinchera, una sociedad mas justa, mas igualitaria, y cada vez mas democrática.

 

Por ello, debemos buscar construir una “Alianza Ciudadana por Morelia”, que mas allá del reducido ámbito de acción en el que han quedado, hasta ahora, los partidos políticos, busque constituir la base social, sobre la que se sustente un gobierno ciudadano, que promueva el desarrollo de toda nuestra sociedad moreliana, en armonía con el medio ambiente.

 

Necesitamos, para Morelia, el perfil de un Presidente Municipal que sea:

• Una persona con experiencia política y capacidad administrativa;

• Con conocimiento del municipio, así como de sus principales problemas, retos y potencialidades;

• Conciliador, de carácter tolerante e incluyente;

• Con liderazgo, visión y capaz de integrar un equipo de trabajo multidisciplinario eficaz y eficiente;

• Con capacidad de gestión y excelentes relaciones con el gobierno estatal -y la iniciativa privada-, para la atracción de inversiones para el municipio, en bien de la población del mismo;

• Con sensibilidad social, para atender -y priorizar-,la atención de los distintos temas de la agenda del gobierno municipal, para con la ciudadanía.

 

• Con una enorme identidad –pero sobre todo compromiso- con la ciudadanía Moreliana; caracterizada por su honestidad, capacidad de trabajo, espíritu de servicio y entrega en la función publica…

 

• En suma: requerimos un candidato del pueblo…que venga desde abajo. De la cultura del esfuerzo -no del privilegio-. Que cuente con la sensibilidad social y política, de saber lo que es subir cuesta arriba, sin haber perdido el piso ni el contacto con nosotros…¡SU PROPIO PUEBLO!.

 

Por ello, invito a todos los militantes de la izquierda, luchadores sociales, dirigentes y representantes de organizaciones, así como ciudadanos en general, a unirnos y apoyar, la propuesta política que habrá de ofrecernos el punto de despegue del desarrollo para nuestro municipio.

 

Es una propuesta POR LA DIGNIDAD DE LOS MORELIANOS DEL CAMPO Y DE LA CIUDAD; por no permitir que aquellos que se sienten de alcurnia -y de sangre azul-, nos sientan de su propiedad -y patrimonio personal-, pretendiendo manejarnos a su voluntad y arbitrio.

 

Los morelianos, somos herederos de Morelos y somos ciudadanos ¡LIBRES!

El momento de construir el proyecto de los Morelianos es ¡AHORA!

Fraternal y combativamente.