LB/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ DOM-08-ABR/ Mientras miles de familias estaban reunidas en sus domicilios viendo el partido de fut bol, en el Cerro de las cruz empezaba el incendio provocado, curiosamente, en dos partes se veían las primeras llamas.

 

De inmediato hubo llamados al teléfono de emergencia, a la forestal, a la dirección de medio ambiente, pero todo fue en vano, nadie, ningún teléfono sirvió para reportar lo que Uruapan entero miraba pero solamente la autoridad no veía.

 

Los vecinos de las faldas del Cerro de la Cruz , desesperados,  buscaron reportar el incendio, a tiempo, otras personas decían «se está quemando el cerro» pero nada hicieron. ¡Cómo hace falta el Ciudadano Vigilante! Programa exitoso que ni los Toños ni Aldo han retomado.

 

Comenzó la movilización automática de los jóvenes. Subieron a sus camionetas, carros, cuatrimotos , vochos y trocas pero no iban a combatir el incendio forestal, iban a la fuente de la vergüenza, ubicada en Avenida Latinoamericana y Paseo Lázaro Cárdenas, a festejar  jubilosos el triunfo del equipo América en el juego contra las Chivas.

 

¡Qué ironía, mientras en el cerro había gritos de alarma y desesperación por carecer de agua y herramientas para combatir el siniestro, en la Fuente Naca, el ruido de los claxons vehiculares era para explotar la euforia futbolera que tiene narcotizada a la sociedad mexicana.

 

El humo empezaba, las flamas de veían desde el paseo, desde la fuente donde unos gritaban, tarareaban y festejaban con cerveza en mano, otros veían con tristeza e impotencia que había dos puntos de incendio en el cerro, parecía que quien prendió lo hizo con la finalidad de su pronta propagación.

 

Lo curioso, lo que molesta, es ver a la autoridad cuando festeja y presume el cuidado al medio ambiente, pero cuando más se necesita:¡nada!, no están, pero al día siguiente arman todo un espectáculo, atienden a medias la opinión social que exige apagar el incendio, ¡basta!