ARACELI TORRES/ URUAPAN MICH./ MAR-03-ABR/  Los vendedores de comida que se instalan en los mercados sobre ruedas o tianguis de cada semana trabajan solamente con el permiso de los dirigentes de cada mercado pero carecen de licencia sanitaria.

Esta situación representa un riesgo para los consumidores porque ante la falta de revisión de los alimentos, los utensilios y la higiene personales de los expendedores solamente queda confiar en el sistema inmunológico de cada persona para atreverse a ingerir platillos vendidos en la vía pública.

A la defensiva, los vendedores comentaron que tienen “años trabajando así y que sus líderes los protegen para que no haya operativos de revisión” aparte comentaron además que, hasta donde ellos tienen conocimiento “no revisan ni a los que están  en locales ¿porqué nos van a revisar a nosotros?”

Agregaron que venden comida limpia, preparada con higiene y como prueba de ello explicaron que no han tenido casos de intoxicación o quejas de los clientes “si no, ya no venderíamos”