Discurso pronunciado por el Ing. Antonio Guzmán Castañeda,

dirigente estatal del PRI en la Reunión Extraordinaria

del Consejo Político Estatal del 19 de marzo de 2012

 

 

BOLETIN/ MORELIA, MICH./ LUN-19-MZO/ En apego a los estatutos de nuestro partido, nos hemos reunido esta mañana con todos ustedes en su calidad de consejeras y consejeros políticos estatales. Es muy grato saludarlos. 

 

Estos encuentros nos dan la oportunidad de fortalecer la cohesión interna y de reflexionar en torno a las circunstancias en que se halla el país y particularmente nuestra entidad federativa.

 

También nos conceden la posibilidad de compartir satisfacciones, como la que con motivos fundados tenemos todos los priístas por los resultados obtenidos en la jornada electoral del pasado 13 de noviembre.

 

Este es un momento propicio para darles a ustedes mi más cumplido reconocimiento, por su decisiva participación en la construcción del triunfo por el que recuperamos la gubernatura del estado. 

 

Para los priistas el trabajo y la unión son dos valores fundamentales. Sabemos apreciar las lecciones de la historia; sabemos valorar los avances y los logros en su justa medida.

 

Nuestro partido obtuvo la victoria, pero estamos consientes de los enormes retos que el estado y el país enfrenta.

 

Todos sabemos la situación tan crítica en que dejó las finanzas públicas el pasado gobierno de Michoacán, pero los priístas estamos seguros que el Lic. Fausto Vallejo Figueroa sabrá darle al estado la estabilidad política y económica que la sociedad reclama.

 

Por otra parte, también sabemos las condiciones tan deplorables en que tienen hundida a la nación dos gobiernos panistas.

 

Los priistas estamos orgullosos de nuestra historia, y también estamos comprometidos con nuestro presente, y optimistas y confiados en construir un mejor futuro de Michoacán y de México.

 

El PRI es un partido experimentado y ganará con limpieza y claridad la presidencia de la república, para hacer de la esperanza de los mexicanos una certeza. Sí, la certeza de ver mejorada la economía; la certeza de disfrutar nuevamente en los hogares la tranquilidad perdida; la certeza de que el desempleo y la pobreza no se repitan más.

 

Los legisladores priistas aun en las circunstancias más difíciles han demostrado su voluntad inquebrantable de conducirse en todo momento conforme al interés nacional y con cabal responsabilidad, actuando siempre bajo un principio que fomente el debate, pero con altura, con claridad de propósitos y con argumentos fundados.

 

Hoy más que nunca es tiempo de actuar, es tiempo de trabajar conjuntamente para rescatar a México de quienes vendieron la idea del cambio sin proyecto.

 

Compañeras y compañeros consejeros:

 

El pasado 13 de noviembre triunfamos gracias a la unidad, la organización y el esfuerzo de miles de activistas de nuestro partido. Esas tres condiciones fueron fundamentales para vencer todas las adversidades.

 

Solamente nos quedamos con el sabor amargo que nos dejó la resolución por la que el Tribunal nos privó de la legítima victoria que obtuvimos en el municipio de Morelia.

 

Nosotros no compartimos la resolución del Tribunal, porque no se respetó la voluntad de los ciudadanos, pero los priístas nos conducimos con principios y valores, entre los que justamente se encuentra el respeto.

 

El PRI es el núcleo generador impulsor de instituciones, porque la justicia social es su divisa y siempre busca el beneficio de los mexicanos, especialmente de los más necesitados. Es por eso que el PRI tiene un gran respeto por todas las instituciones.

 

En congruencia con ello, los priístas siempre hemos sido respetuosos de las instituciones, a diferencia de aquellos que cuando triunfan, argumentan comicios limpios y transparentes y, cuando pierden, los califican de fraudulentos o de narcoelecciones.

 

Es tal su doble moral, que incurren en el dispendio de dinero y la compra de votos y voluntades políticas mediante el “billetazo”, aunque parece ser que esa práctica en manos de ellos se convierte en una virtud.

 

Para el PRI, la legalidad es importantísima y hoy tiene Michoacán en Fausto Vallejo Figueroa un gobernador que además de ser priísta, se caracteriza por ser un hombre que respeta la ley; que es serio, respetado y respetable; que hace del diálogo, la cordura y los acuerdos, sus principales argumentos políticos. Por todo ello, respaldamos al gobernador de los michoacanos.

 

Nos queda claro que siempre existirán discrepancias, que la unanimidad no existe, pero eso no significa que sean imposibles los acuerdos. La razón y la ley siempre deben prevalecer por encima de intereses de grupo o de partido. Quien socava los intereses de la sociedad, socava la democracia.

 

Los michoacanos hemos probado gobiernos del PRD, del PAN y del PRI. Los resultados son claros y los ciudadanos son el mejor juez. De su veredicto nadie escapa, por lo que los priístas que ostentan un cargo de representación popular deben ser sumamente responsables y cuidadosos.

 

Estamos de cara a la elección de candidatos de diputados y senadores y a la presidencia de la República.

 

En los primeros casos, en Michoacán tenemos candidatos sólidos que hoy han rendido protesta ante el pleno de este consejo.

Los legisladores priistas aún en las circunstancias más difíciles han demostrado su voluntad inquebrantable de conducirse en todo momento conforme al interés nacional y con cabal responsabilidad, actuando siempre bajo un principio que fomente el debate, pero con altura, con claridad de propósitos y con argumentos fundados.

 

Hoy más que nunca es tiempo de actuar, es tiempo de trabajar conjuntamente para rescatar a México de quienes vendieron la idea del cambio sin proyecto.

 

Tenemos plena confianza en que la ciudadanía les dará su respaldo.

 

A partir del 30 de marzo vamos a iniciar nuestro quehacer electoral, para ganar el primer domingo de julio: la unidad, la organización y el trabajo, volverán a ser los elementos fundamentales de la victoria.

 

Debemos de sentirnos orgullosos de ser priístas.

Para el comité directivo estatal ser priísta es ser sincero.

Ser priísta es tener compromiso social.

Ser priísta es ser respetuosos, es ser demócrata, es ser honrados, en fin es tener principios y valores.

 

Amigas y amigos.

 

En toda organización humana, se generan divergencias discrepancias y disensos y controversias entre personas o entre grupos. A partir de ahí en el PRI, sabemos construir acuerdos consensos y conciliación.

 

Sabemos privilegiar el interés colectivo del partido y más aún el interés colectivo de la sociedad. 

 

Por eso convocamos ahora, para que los antagonismos personales o de grupo por recientes o añejos que estos sean, se queden a un lado y ahora dediquemos todo nuestro tiempo todo nuestro esfuerzo en todo lugar y en todo espacio para construir la solidez del éxito que el partido requiere y la sosedad lo reclama.

 

En Michoacán tenemos un gran compromiso con nuestro candidato a la presidencia de la república, con Enrique Peña Nieto.

 

La mejor manera de corresponderle es trabajando en torno a su liderazgo con firmeza con determinación y sin titubeos.

 

Hablemos claro, Michoacán tiene un enorme compromiso con Peña Nieto, para llevarlo a la presidencia, por el bien y la grandeza de México.

 

El día de hoy concluimos gratamente con el proceso interno para la selección de candidatos.

 

A partir de ahora, el Comité Directivo Estatal del partido y sus militantes estaremos ocupados de tiempo completo a la organización de la elección.

 

Estaremos capacitando a más de 20 mil militantes que nos representarán en la estructura electoral.

 

Estaremos preparando y capacitando a más de 90 mil activistas que se encargarán de la promoción y movilización para el triunfo.

 

En el PRI estamos preparados para competir.

 

Entre los priistas no tendrá espacio la denostación, la simulación, el engaño y la mentira.

 

En el PRI tenemos una fórmula eficaz probada y exitosa. Esa fórmula es:

 

La unidad, la organización, y con trabajo y más trabajo, los priístas tendremos éxito por el bien y por la grandeza de México.

 

El PRI está preparado para ganar, entre los priístas no tendrá cabida la estrategia del “billetazo” ni la componenda. Nuestra estrategia se llama: ¡trabajo, trabajo, y más trabajo¡

 

Muchas gracias.