Pregunta.- Estaba hoy propuesto este debate sobre la injerencia del Presidente. ¿Por qué el PRI no apoyó que se discutiera de obvia y urgente resolución?

 

Respuesta.- Nosotros votamos a favor de que sí hubiera obvia y urgente resolución. Al final de cuentas nos interesa mucho debatir alrededor de lo que puedan ser las políticas públicas y las actitudes que tiene el Presidente de la República frente al proceso electoral.

 

Nos sentimos enormemente satisfechos de que el día de ayer, incluso, el mismo Presidente de la República haya conversado con el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Y espero que esa sea la actitud: diálogo y comprensión, para facilitar una elección que no debe ser tan accidentada como la que vivimos en el 2006.

 

P.- ¿A ustedes les garantiza la palabra del Presidente; es garantía de que ya no se va a entrometer más en la elección, con este diálogo que tuvo con el presidente de su partido?

 

R.- En lo personal –y es por educación propia– siempre he creído, pensado y sostengo que la palabra del Presidente de la República debe respetarse.

 

P.- Y entonces ¿ya están salvadas las asperezas, ya se limaron asperezas; ya todo es amistad y buen ánimo?

 

R.- No. Yo creo que estamos en una contienda político-electoral, en donde es posible esperar muchos eventos adicionales, que podrían llegar a irrumpir la tranquilidad que todos quisiéramos existiera en la misma contienda.

 

P.- ¿No es necesario modificar en un futuro la Constitución y la Ley Electoral para evitar sucesos como éste y el del 2006, donde el Ejecutivo ha incidido en los procesos para beneficiar al candidato de su partido?

 

R.- Creo que la Constitución y la ley jamás podrán prever lo que debe ser la madurez y la prudencia con la que se deben comportar los gobernantes. Esto es parte de una cultura política, no lo hagamos exigible por ley.

 

P.- ¿Son ingenuos, como dice Ricardo Monreal, a creerle al Presidente de la República? Y también, él acusó a los gobernadores priistas de estar haciendo lo mismo que el Presidente Felipe Calderón.

 

R.- Lo que somos es un Grupo Parlamentario sumamente responsable. Atendemos lo que son declaraciones públicas, confiados sobre todo que al venir emitidas por personajes de tan alta jerarquía, deben ser confiables y honrar la palabra.

 

P.- ¿Sobre los gobernadores priistas, que están haciendo lo mismo que Felipe Calderón?

 

R.- Yo confiaría en que nadie haga aquello que está impugnando por lo que haga algún otro.

 

P.- Con esta conversación que tuvieron el dirigente de su partido, en Los Pinos, ¿ya quedó saldado el tema?

 

R.- Yo espero –no conozco los detalles de la conversación– que la misma haya girado sobre la responsabilidad que tiene tanto la investidura presidencial, como la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, en una contienda como la que habremos de vivir el próximo mes de julio.

 

Y que a partir del diálogo se puedan establecer también una serie de criterios, que no sorprendan a nadie, sobre todo con las conductas de parte de cada uno de ellos.

 

P.- ¿Este encuentro de ayer es borrón y cuenta nueva; no ha pasado nada en este proceso?

 

R.- Yo esperaría que reanudar –insisto– un diálogo entre el Presidente de la República y el dirigente nacional del PRI, nos aporte condiciones para evitar nuevas confusiones.

 

P.- La definición que se dio ya en Guanajuato, ¿Qué opinión tiene? ¿Se cerrarán filas en torno a Torres Landa? ¿Cómo ve usted esto?

 

R.- En un estado en donde el PRI desde hace tiempo no ha tenido la oportunidad de conseguir la mayoría de votos para poder gobernarlo, lo que más urge es que el priismo surja unido a combatir, a presentarse como una opción, frente a lo que no ha sido suficiente para generar crecimiento, empleo y tranquilidad.

 

Estoy convencido que el PRI unido, en este momento, en Guanajuato, tiene enormes posibilidades de ganar la elección el próximo mes de julio, y con eso tener una nueva oportunidad basada en la confianza de los guanajuatenses para estar al frente del gobierno del Estado.

 

P.- Y el coqueteo que momentáneamente hubo con Córdova Villalobos, ¿qué opinión tiene de eso?

 

R.- No lo conozco. Jamás fui invitado a presenciar algún evento de esa naturaleza, confió en que no haya sucedido.

 

P.- ¿Resultaba mejor candidato el senador Arroyo Vieyra?

 

R.- En lo personal, creo que el senador Francisco Arroyo Vieyra es un político de grandes miras de altura, consolidado y profesional, que estoy seguro puso sobre la mesa lo que es el valor de la unidad para rescatar el gobierno del Estado.

 

P.- Ayer Josefina Vázquez Mota se lanzó contra el candidato de la izquierda, pero también contra Peña Nieto. Y dijo algo así como que sus colaboradores y su posible gabinete sumarían mil 500 años de prisión.

 

R.- Es una numeralia que no quisiera discutir. Pero, nos encontramos en plena campaña electoral, en la que los candidatos pueden decir lo que quieran, aunque no lo puedan sustentar.

 

P.- Sobre estas inconsistencias que se encontraron en la cuenta del edificio del Senado. ¿Se van a solventar? ¿Sí van a rendir buenas cuentas?

 

R.- Hay un acuerdo suscrito por los coordinadores parlamentarios, en el cual habremos de exigir al fideicomiso y sobre todo a quien se encarga del mismo, que es Banobras, que aclare cualquier duda que exista en el manejo de los recursos.

 

Muchas gracias.