BOLETIN/ URUAPAN, MICH/ VIE-24-FEB/ Un dictamen incompleto, con inconsistencias y faltantes importantes, como 25 predios del patrimonio municipal que no fueron ubicados físicamente, entregará el H. Ayuntamiento 2012-2015 de Uruapan a la auditoría superior de Michoacán, como resultado de la revisión que la comisión especial hizo a los expedientes que dejó la administración anterior.

 

El dictamen fue aprobado en sesión extraordinaria de cabildo, en la que síndico, regidores y directores de área que participaron en la comisión revisora, que fue integrada por representantes de las diversas fuerzas políticas integradas en el cuerpo de gobierno, manifestaron algunas de las irregularidades que detectaron en el proceso de inspección.

 

En su oportunidad, el alcalde Aldo Macías Alejandres enfatizó que ahora tocará a la Auditoría Superior de Michoacán analizar, evaluar y en su caso, llamar a cuentas a funcionarios de la pasada gestión municipal, ya que el trabajo del gobierno entrante solo se limita a señalar lo que recibe en cada una de las dependencias.

 

Además de los 25 terrenos que no se ubicaron físicamente, la comisión señaló que hay más faltantes del patrimonio municipal, al señalar que tan solo en el área de recolección de la dirección de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la administración pasada reportó 39 unidades, sin embargo, físicamente no fueron ubicadas cinco de las que tampoco se encontró la documentación correspondiente. Se dijo que en las mismas condiciones están nueve camionetas, dos carros sedán y una camioneta dodge modelo 1970.

 

Por otro lado, el presidente Aldo Macías Alejandres calificó de muy grave, el hecho de que cuatro mil expedientes médicos fueron eliminados del archivo físico y electrónico del DIF municipal, con lo cual se puso en riesgo la salud de dicha cantidad de pacientes de escasos recursos, que acuden a la institución a recibir atención por padecer enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia renal y otras.

 

Explicó que los pacientes al llegar en enero pasado a continuar con sus tratamientos, resulta que el personal médico no tenía en sus manos el historial médico, debido a que esta información se encontró guardada en la bodega que tiene la institución, complicando con ello los servicios de salud que se otorgan a la población por parte de esta dependencia municipal.

 

En esa misma área, la comisión identificó que el centro cultural DIF no fue administrado mediante concesión como se manejó, sino fue a través de contratos de arrendamiento. El primero de ellos por 2 mil 500 pesos de renta mensual y el segundo por 10 mil pesos. Además, que tampoco se localizó físicamente una camioneta tipo Ram modelo 2002 que fue registrada en la entrega, entre otros inconsistencias que fueron dadas a conocer durante la sesión.

 

El grupo verificador fue coordinado por el síndico Gabino González Quintana y conformado por los regidores Luís Rangel Anguiano, Anabel Gómez Mendoza, María de los Ángeles Galindo Ayala, Araceli Martínez Méndez, María Teresa Ceja González y Benjamín Mendoza Cárdenas. Además, por la contralora municipal Leticia Bribiesca Sánchez, el tesorero José Antonio Torres Rosales, el director de obras públicas Juan Luís Macías Cervantes, el titular del DIF Uruapan Patricio Sánchez Ruiz, así como el coordinador jurídico de asesores, Raúl Cos y León Rivera.