BOLETIN/ MORELIA, MICH./ MIE-08-FEB/ Para atacar la miseria y pobreza en el país se debe equilibrar el sistema de distribución de la riqueza nacional que hoy mantiene a más de 70 millones de mexicanos en la pobreza, consideró Antonio García Conejo, precandidato a diputado federal por el distrito de Pátzcuaro, tras señalar que es apremiante legislar en la materia.

 

Por lo anterior, se pronunció por impulsar reformas ambiciosas para el abatimiento de la pobreza extrema en nuestro estado y país. Ahora más que nunca, Michoacán y nuestro país necesita de leyes y reformas que profundicen en la atención a los sectores más desprotegidos, de políticas que terminen de activar el mercado interno, que estimulen la inversión tanto pública como privada, que hagan de la educación, la salud, la prevención, el combate frontal a la pobreza, los ejes de su política para enfrentar el ciclo de violencia que vive México.

 

Para lograr avanza en nuestro país, Antonio García consideró que en el caso del PRD, es necesario sumar esfuerzos y mantener la lucha de las causas más nobles y pro de los que menos tienen, por lo que al interior del sol azteca debe preservar la unidad y partir de los principios que dieron origen al partido, para posterior trabajar en beneficio de la población más necesitada.

 

“Vivimos tiempos difíciles, adversos, que ponen a prueba nuestra solidaridad y nuestra responsabilidad como ciudadanas y ciudadanos. A este desafío es necesario enfrentarlo con propuestas concretas, viables, convincentes”, sostuvo.

 

De esa forma, mencionó se debe organizar a la sociedad con el establecimiento de nuevas alianzas en la defensa y movilización de temas estratégicos de nuestro desarrollo estatal y nacional, para luchar para que la riqueza no sea sólo distribuida en un pequeño sector, sino que con ella se beneficie a todos los mexicanos, y así combatir la pobreza y marginación.

 

En nuestro país, reconoció cada vez son más los pobres, los que carecen de un techo y de una estabilidad, lo cual obliga a todos y especial a los actores de la izquierda a emprender acciones que contrarresten la situación actual, dotando primero de lo indispensable a la sociedad, por lo que se requieren de leyes que protejan a la población de la marginalidad.

 

De esa forma, se debe luchar para la defensa de un modelo económico y de desarrollo propio, distinto al actual, que no privatice nuestras empresas públicas y que no las extinga como recientemente lo hizo con Luz y Fuerza, sino que al contrario nacionalice la industria privada, en aras de equilibrar el sistema de distribución de la riqueza nacional que hoy mantiene a más de 70 millones de mexicanos en la pobreza y en la miseria extrema.

 

García Conejo, consideró que desde el PRD se debe impulsar el cambio del actual modelo económico y de desarrollo social, por un modelo de economía social responsable y un desarrollo social democrático que fortalezca el crecimiento comunitario, desde la construcción de políticas públicas más responsables y sobre todo acordes a la visión de un proyecto de izquierda.