LB/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ MAR-07-FEB/ Aunque Aldo Macías se comprometió públicamente a evaluar el trabajo de sus colaboradores en 100 días, en lo interno se sabe que el presidente municipal hará una evaluación a los 50 días y dará los 50 días restantes para que corrijan sus malechuras, sus incompetencias y sus malas actitudes.

El sociólogo Carlos Serrano pagó su novatez y tuvo que dejar el cargo a los 40 días porque era distraído con la agenda, le falló el tacto para filtrar a la multitud de solicitantes que pedían audiencia presidencial y estaba resultando caro para la hacienda municipal con su estancia en el Motel Pie de la Sierra y su custodia con polimunicipales.

La salida de Gómez Bolaños incrementa el sospechosismo entre los tres grupos de funcionarios de la administración municipal: los panistas, los fraternos y los aldistas.

Aunque estás fuera de la nómina, hay panistas que cuenta con la información detallada de lo que acontece en los pasillos del palacio municipal “Por esa entrevista imaginaria que publicó Infomanía, se fue Gómez Bolaños, también traen entre ceja y oreja a un muchachito apodado Cuquis”.

Sin embargo, la revelación mayor es que también puede caer un regidor porque a pesar de que haya sido electo, por la voluntad popular, si el susodicho incumplía los requisitos de elegibilidad “alguien” le puede presentar una acusación.

En el PAN se habla de un regidor (¿o regidora?) que “hizo” campaña sin dejar su cargo, y que, incluso ahora, sigue con otro cargo y sin dejar de aparecer en la nómina. Interesante ¿verdad?