ELMER HOMERO/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ JUE-02-FEB/  Esta vez no se horneó pan ¿será que el horno no está para bollos? En su lugar hubo tamales de dulce de chile y de manteca, tanto en las vaporeras como en la tribuna del Comité Directivo Municipal que sirvió de vitrina para Melissa Benitez Silva, Claudia Ivone Sánchez Ayala e Israel Tena Gutiérrez, precandidatos a una diputación federal por la vía de representación plurinominal.

Por supuesto, el que es gandalla no batalla, no podía faltar Librado Martínez Carranza, mejor conocido como el diputado arrollador, quien se coló a esta celebración para pedir el voto en el proceso interno del 19 de febrero y lograr la candidatura por el 09 distrito. Dicen que ya se aficionó a comer con manteca y sabe bien que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error.

Primero se deshojó Melissa Benítez Silva, un tamalito dulce, aunque algo pesado pero como a la gorra no hay quien corra, pues los panuchos escucharon sus propuestas como garantizar el derecho a la vida desde su concepción hasta la muerte natural (antiabortista, pues); también habló de impulsar leyes que contribuyan a mejorar la educación, salud, medio ambiente y para impulsar el desarrollo de la ciencia y tecnología, óooorale como si por decreto se pudiera borrar de un plumazo el desorden de país que tienen los tecnócratas.

Y mientras esperábamos un nacatamal picoso, ¡rajas! Que sale uno congelado, insípido llamado Eder Díaz López, con sus comentarios sobre  la necesidad de mejorar y reformar el marco legal del país a fin de contribuir al desarrollo de las diferentes actividades productivas y sociales de México ¿quedó claro? ¡puro lugar común! Se nota que este panucho no fue a la incubadora de diputados, a los PANcamentos o tal vez acudió pero como muchos otros que se pierden en las bacanales en que terminan algunos de estos eventos partidistas. Me han contado.

¡Aviéntese uno picadillo! Y que sale Claudia Ivone Sánchez Ayala con la necesidad de una gran reforma en materia social para ayudar a estados y municipios además de una reforma de procedimientos legislativos para una planeación correcta del presupuesto ¡noo, por ora si salió una propuesta innovadora!

Pedimos uno rojo y aunque pintaba bien, salió verde, muy verde,  Israel Tena Gutiérrez habló de la necesidad de mejorar la fiscalización y transparentar el uso de los recursos públicos, de la necesidad de una verdadera reforma laboral que permitan mejorar las condiciones de trabajo. ¡Chaaale, puro atole con el dedo!

Y era el momento del atole, cuando Luluca Gallegos, salió con su batea de babas: presentó al proyecto que impulsa la familia, la familia Gallegos, por supuesto bajo la marca registrada “Cómo chingaos no” y ni tardo ni perezoso, Librado Martínez Carranza se aventó su atole de caco, de chaqueta, le dicen en algunos pueblos de Michigan de Ocampo.

¿De chaqueta? Me acordé de la vecindad de Reforma y 5 de Febrero, donde vivió un muchacho llamado Librado que se ganaba unas monedas lavándole un camión de pasajeros a un hermano suyo de nombre Narciso o algo así.

Ay ese Librado, el de la vecindad, era muy amigo de Paquito Guzmán, un chavo vivido y aguzado que introdujo a varios jovenzuelos en algunas prácticas viciosas, amparados en la oscuridad imperante de aquellos cuartos de adobe. ¿Qué sería de aquellos compas?

Pero bueno, pecadillos de juventud tenemos todos y no nos desviemos de la presentación de Librado Martínez Carranza, quien  nos desviaba la mirada para no confrontarse con sus recuerdos del 13 de diciembre cuando iba hecho la madre por la autopista cuando ¡moles! Que le atraviesa una viejecita a la altura de Jujucato, ha de haber pensado que era Doña Marinela pero tras comprobar que era una simple michoacana, ¡rajas! Que se larga de la escena del crimen.

Por cierto, de aquí pallá lo vió un tal Goyo Flowers, y de allá pacá, un talo Cholo Lagoons ¿Y los que le tomaron fotos y videos con el celular, los batos esos del  paradero de autobuses? ¡qué cabritos, uno de ellos se fue pal otro lado, dizque vendió las gráficas! ¿será?

Total, con la cara dura como la carne de los tamales rojos, Librado Martínez Carranza, habló de la experiencia legislativa  que tuvo aprobando los créditos para Leonel Godoy y el juicio político para inhabilitar a Doña Peluches, OK pero y a los uruapenses en que chingaos nos benefició?

Continuó la tamaliza en medio de risas y carcjaadas, festejando que muchos líderes uruapenses le hicieron de chivo los tamales a Toño Berber y a Cocoa “qué bueno que les sacaron el dinero, se merecen eso y más”; en tanto los precandidatos ponían sus mejores caras para salir bien en las fotografías, mientras sostenían sus folletos promocionales en los que pregonan los valores panistas como la solidaridad, la subsidariedad y tantas linduras

Me acordé de la ex regidora Moraila “algunos tienen tanta moral que hasta la tienen doble” Y otros teníamos tanta hambre que hasta nos chingamos doble ración de tamales y atole. Atole blanco ¿le echo la mitad o le lleno el jarrito? Chaaale, mejor voy por una pecsi.