Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ MIE-27-ABR/ Un campesino decidió escapar por la puerta falsa y se ahorcó durante la madrugada de éste día con un lazo que ató a una rama de un tamarindo que se localiza en el patio de la casa de su abuela a quien horas antes había ido a visitar; no dejó el clásico recado póstumo, por lo que se ignoran los motivos.

 

El ahora extinto respondía en vida al nombre de Cuauhtémoc López Rodríguez, de 36 años de edad, originario y vecino de la ranchería de Ojo de Agua de Chupio, perteneciente al municipio de Tacámbaro.

 

La señora María Rodríguez García, de 60 años de edad, madre del suicida, dijo a las autoridades que el día anterior como a las nueve de la noche, le comentó que iba a visitar a su abuelita Verónica García Cortés, quien vive en la misma población y fue hasta el día siguiente en que su mamá fue avisarle como a las siete de la mañana, que su hijo se había ahorcado.

 

Al llegar al sitio, se percató que Cuauhtémoc había utilizado un lazo de plástico que ató a su cuello y a una rama de un árbol de tamarindo que se ubica en el patio de la casa de la abuela de la víctima, pero al no tener problemas con nadie y no dejar recado póstumo alguno, se ignoran las causas que lo obligaron a tomar la fatal determinación.