DÁLMATA/ URUAPAN, MICH./ LUN-11-ABR/ Con bombo y platillo, el presidente municipal de Uruapan Antonio González Rodríguez inauguró la primera etapa de la remodelación del centro de la ciudad, obra inconclusa que dice costó 5.5 millones de pesos contantes y sonantes.

 

La extremada publicidad que adicionó al evento, lo hace ver como un alcalde mitómano, cualquier ciudadano que realice un recorrido por el sitio, advertirá la falta de sinceridad y seriedad con la que se conduce González Rodríguez al través de su despacho de prensa.

 

De ninguna manera es admisible el hecho, lo que sí es entendible son los factores que impidieron concluir la infraestructura a tiempo y que tampoco son ajenos a la autoridad competente y mucho menos a la constructora contratada.

 

La falta de capacidad de los funcionarios públicos y los encargados de obras para resolver todo tipo de contingencia dejan en tela de juicio su actuación, de ahí que cualquier excusa, nos recuerde el dicho que reza “desde que si inventaron los pretextos, se acabaron los pendejos”. Si el compromiso fue culminar la totalidad en 90 días, o se cumple o no se abre la boca.

 

El calendario se les echó encima, la proximidad del tianguis artesanal del domingo de ramos y la presión ejercida por los participantes del evento urgieron al ayuntamiento y a la empresa constructora denominada Meraz a poner en marcha una tarea incompleta que hoy reprobamos los uruapenses.

  

En su comunicado omiten manifestar que las protestas de organizaciones sociales y las recomendaciones del instituto nacional de antropología e historia, les hicieron perder horas, días tal vez una semana, porque prefieren mentir y presentar ante la comunidad como un proyecto cumplido.

 

También fue notable la ausencia no solo en el boletín informativo de las instancias estatales como la Sectur que participan conjuntamente con recursos económicos, ¿acaso no están de acuerdo con esta torpeza inaugural?, no me imagino la cara del Dr Genovevo Figueroa Zamudio al ser cuestionado por los representantes de la prensa en torno a este tema y sobre la transparencia de la aplicación del dinero, que bueno que no lo hicieron pasar esta pena ajena,  que manera de  cerrar los ojos a la realidad.

 

De nada vale cortar el listón, pronunciar un discurso y reconocer un trabajo mal hecho, a la plaza Morelos le faltan las guarniciones de los pasillos, pulir el piso,  las jardineras y muchas cosas más.

 

Y todavía sin el menor recato, sin un ápice de vergüenza posan para la foto y aluden un espectáculo musical para un numeroso público asistente, ¿a qué líder le pidieron gentecita? para llenar las sillas, la población esta indiferente a las acciones del gobierno panista, del Uruapan que tu mereces.

 

Nadie, pero nadie, representativo de los sectores productivos, industriales, comerciales, sociales, económicos y políticos asistieron o no fueron invitados tampoco, no querían metiches que les preguntaran o cuestionaran ¿deberás se gastaron 5.5 millones en este adefesio?.

 

Y que, con la dizque réplica de un kiosco, esa ya estaba ahí y cuyo  original dicen desapareció misteriosamente. De ese kiosco que refieren  del que por muchos años se ha especulado que lo tienen en un rancho aguacatero de la familia Pedraza Camacho, ya no existe, se pudrió, solo queda en fotos del recuerdo y en uno que otro óleo, pinturas si de la familia de Salvador Pedraza ex presidente municipal a quien le cuelgan el santito.

 

En un segundo boletín sobre el tema dicen que el “kiosko” con doble k, mejorara la imagen urbana, ¡que tal eh!, bueno yo conozco los kioscos que mejoran los parques y jardines, la imagen urbana es la expresión de la totalidad de las características de la ciudad y de su población. Una golondrina no hace verano.

 

En fin, en esa misma cuartilla aprobada por el inepto pseudo doctor Hernán Cortés de golpe y porrazo le quitan el honor a Zacapu como cuna de los purépechas y a los primeros asentamientos (Tingambato, Carapan, Ihuatzio y su posterior capital Tzintzuntzan), desde luego las que citan son de importancia en la meseta purépecha, pero de ninguna manera son la cuna.

 

Pero bueno, lo importante aquí es la tarifa, la constructora Meraz que nos facture a 5.5 millones de pesos esa obra inconclusa, a la que le aplicamos nuestro respectivo diezmo, nos da un total para nuestro bolsillo la friolera de 550 morlacos pa Pepe y pa mi, al wey de Laurencio Avalos le damos puro chile y los pobladores de Uruapan les damos “atole con el dedo” al cabo nosotros ni de aqui semos, ¿verda compa capulín?

 

Memorándum.  “Le avventure de Pinocchio”  capítulo VII “las mentiras, hijo mío, se conocen enseguida, porque las hay de dos clases: las mentiras que tienen las piernas cortas, y las que tienen la nariz larga. Las tuyas, por lo visto, son de las que tienen la nariz larga”