BOLETIN/ MORELIA, MICH./ JUE-31-MZO/ Existen instancias e instituciones donde pueden ser canalizadas las irregularidades y/o ilegalidades con los que pudiera contar la actual administración gubernamental en contra no solo de un dirigente sino de cualquier persona que infrinja le Ley.

La presencia de trabajadores del volante en la sede del Poder Legislativo, “es una estrategia gubernamental” con la que se trata de buscar responsables de las irregularidades generadas por el desaseo que existe al interior de la dependencia responsable del transporte en la entidad.

El diputado José Trinidad Martínez Pasalagua, señaló lo anterior al referirse a la visita de trabajadores del volante al congreso local encabezados por Félix Fierros Tano, líder de la Unión de Transportistas “Benito Juárez”.

Para sustentar el señalamiento de que fue “una visita orquestada”, Martínez Pasalagua  hizo una recapitulación de acontecimientos y recordó que Fierros Tano lideraba un grupo numeroso de trabajadores del servicio urbano (ecológicos) aproximadamente 496.

Entre ellos, se generó una división cuando en el marco de un programa de gobierno para la modernización del transporte, “el dirigente aprovechó la oportunidad para hacer negocio”; trajo a Michoacán, unidades en desuso del Distrito Federal que no rebasaban un costo de 30 mil pesos.

Fierros Tano, las vendió en paquete (unidad y espacio) a los interesados en precios que oscilaron entre 200 y 250 mil pesos  y el número de 496 unidades se multiplicó hasta más de 800 porque recibieron apoyo del gobierno del estado de 60 mil pesos por persona.

Cabe hacer mención que una concesión gestionada desde la parte oficial en ese momento, tenía un costo aproximado de 3 mil 800 pesos.

Las personas que invirtieron en la compra de la chatarra del D.F., empezaron a presionar al dirigente para el emplacamiento de las unidades porque ya habían pasado de dos a tres años y el desgaste de los camiones avanzaba con rapidez por las condiciones en que las habían comprado.

En respuesta a la presión que a su vez ejerció el dirigente con las autoridades correspondientes, (en ese momento el responsable de la COCOTRA era Jesús Garibay) se generó otro movimiento.

Jesús Garibay “negoció” la entrega de alrededor de 300 juegos de placas de taxi y accedió a hacer  el cambio de esas unidades de servicio urbano por “colectivo-urbano” y se empezaron a invadir rutas establecidas desde hace 30 años o más.

Lo anterior, es el origen de los  problemas que se han generado por el crecimiento del transporte basado en intereses políticos y político –electorales entre los concesionarios establecidos y quienes han invadido porque invirtieron recursos.

Derivado de ello, se han generado problemas en las calles indicó al insistir que el gobierno del estado cuenta con áreas jurídicas donde se pueden tratar los problemas en mención y que tienen un origen así como nombres y apellidos de responsables.

La incapacidad para tratar el sector transportista, ha llevado a los responsables a buscar culpables, desviar la atención y protagonizar escenarios de provocación que pudieran redundar en consecuencias que lamentar advirtió Martínez Pasalagua.

Finalmente comentó que en esta acción orquestada, lo están señalando como responsable y de esta manera pretenden desviar la atención y seguir operando la estrategia electoral gubernamental pero insistió en que, si existen irregularidades, que se denuncien formalmente.