A lo largo de un kilómetro, dejó una estela de dolor y muerte.

 

Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ JUE-10-FEB/ Un tráiler con doble remolque que transportaba decenas de toneladas de fierro procedente de Monterrey y con destino al puerto de Lázaro Cárdenas, se quedó sin frenos en la autopista Siglo 21, entre la caseta de cobro de Taretan y Santa Casilda, al desprendérsele un remolque, se impactó contra un autobús de pasajeros y siguió su camino a lo largo de un kilómetro en donde impactó dos camionetas más para finalmente chocar de frente con otra camioneta que partió en dos, ambas se volcaron y ardieron, uno de los choferes quedó prensado y pereció calcinado.

 

Los trágicos y sangrientos hechos tuvieron lugar poco después de las tres de la tarde cuando Matías Castillo Taméz, de 30 años de edad, originario de Escobedo, Nuevo León, conducía un tráiler con placas 065-VU-3, doble remolque cargado con decenas de toneladas de fierro viejo procedente de Monterrey y cuyo destino era el puerto de Lázaro Cárdenas.

 

A la altura del kilómetro 115 de la mencionada  autopista, cinco kilómetros delante de la caseta de cobro de Taretan, el pesado tráiler al parecer se quedó sin frenos al tomar una curva en una pendiente, se le desprendió un remolque que invadió el carril contrario e iba directo y de frente contra un autobús de pasajeros de la línea Parhíkuni, número 4534, que cubría la ruta Coalcomán-Morelia y era conducido por J. Dolores Mancera Carmona, originario de Morelia, quien con pericia logró esquivar el golpe de frente y viró a su izquierda salvando a sus 14 pasajeros.

 

El tráiler siguió su camino sin control hasta la siguiente curva, distante un kilómetro, a su paso impactó una camioneta Silverado, pick up, gris y placas MZ-08-555 y más adelante una Nissan, pick up, color blanco, con placas MX-52-588 que proyectó hacia un costado de la autopista.

 

Finalmente, en el kilómetro 116, en una peligros curva, invade el carril contrario al tiempo que se va volcando sobre su costado izquierdo, impacta de frente una camioneta pick up con placas de circulación MZ-45-365, la parte en dos, la arrastra unos cien metros y ambas unidades convertidas en chatarra, se incendian.

 

El conductor de la camioneta pereció prensado y calcinado, mientras que el trailero logró ponerse a salvo. El reguero de fierro a lo largo de ese tramo de la autopsita, fue retirado con palas por personal de la caseta y de la policía municipal de Uruapan quienes trabajaron durante más de cuatro horas. La circulación no había sido abierta hasta las nueve de la noche.