BOLETIN 030/ MORELIA, MICH./ JUE-10-FEB/ El Código Electoral que se trabajó al interior del parlamento local, significa la garantía para que en Michoacán, se desarrollen procesos electorales garantes en transparencia y equidad, señaló este  día Jesús Remigio García Maldonado quien es representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM).

 

Asimismo, consideró la necesidad de este tipo de reformas ante la proximidad no solo de la contienda electoral del presente año, sino en general de los procesos posteriores.

 

Desmenuzó,  que el contenido del Código permitirá frenar  la intervención de servidores públicos y dependencias en los procesos electorales y el IEM con el apartado de medidas cautelares podrá interrumpir de inmediato, acciones y/o irregularidades que se pudieran presentar durante los procesos electorales.

 

También se hará posible que la autoridad electoral pueda suspender programas sociales o la distribución de recursos públicos a través de dependencias o servidores públicos en tiempos electorales.

 

Se fortalece al IEM con la creación de una Unidad de Fiscalización con Autonomía Técnica que le permitirá hacer una revisión más amplia de los recursos que aplican los partidos e incluso, se hará posible que se puedan conocer sus movimientos bancarios  y la contratación de servicios de empresas para realizar monitoreo de precampañas y campañas en medios de comunicación, bardas y espectaculares, dijo García Maldonado.

 

De la misma manera y considerando dos artículos de la Ley de Justicia Electoral, podrá ser causal de nulidad que un partido o candidato se exceda del gasto de campaña desde el 1 por ciento después del tope y éste, no podrá participar en procesos extraordinarios.

 

El IEM  abundó, podrá nombrar una Unidad de Contraloría y Fiscalización a través de una terna que el instituto presente al pleno del Consejo General y con ello se refuerza la garantía de transparencia y equidad.

 

Finalmente, el estratega consideró que todas las medidas que se contemplan en este Código, refuerzan al árbitro electoral pero sobre todo, ofrecen la garantía a la ciudadanía de que a partir de su aprobación y ejecución los procesos electorales próximos, contarán con la transparencia y equidad necesarias para responder a su confianza.