BOLETIN 012/ MORELIA, MICH./ JUE-20-ENE/  Con el fin de ofrecer capacitación a quienes de manera voluntaria desean fomentar  la lectura  en sus comunidades como un  servicio importante para el buen desarrollo cultural del estado, el Programa Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Secretaría de Cultura de Michoacán, (SECUM) iniciaron los trabajos del tercer y último taller para nuevos mediadores  de salas de lectura, en el que se contará con la participación de 17 personas de diferentes partes de Michoacán y 4 procedentes del estado de Jalisco, quienes participaron a lo largo del año pasado en los dos talleres anteriores y ahora culminarán una etapa más de su preparación. 

 

En dicho evento inaugural se contó con la  presencia de Silvia Zavala Tzintzún directora de Promoción y Fomento quien asistió en representación de Jaime Hernández Díaz, secretario de Cultura de Michoacán, Jesús Heredia, coordinador Nacional del Programa Salas de Lectura, y Juan García Chávez, jefe del Departamento de Literatura y Fomento a la Lectura de la SECUM.

En este sentido Silvia Zavala Tzintzun explicó que el Programa de Salas de Lectura resulta fundamental, pues es importante que quienes se encuentran comprometidos con el fomento a la lectura en sus diferentes comunidades cuenten con las herramientas adecuadas para interactuar con los escuchas y el resto de los lectores, de ahí que la SECUM, en conjunto con Conaculta facilite dicha capacitación.  

 

Por su parte y al tomar la palabra previo al arranque del taller, Jesús Heredia  explicó que todas las personas que culminan su taller de capacitación como mediadores de lectura ya pueden optar por una certificación por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana a través de cursar un seminario.

 

Adelanto que entre las actividades que el Programa Salas de Lectura realizará este año se encuentra un primer encuentro de niños alusivo al reconocimiento de la lengua materna, el cual está programado para el próximo 20 de febrero en el Museo Nacional de Antropología e Historia, con el apoyo del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas INALI.

 

Agregó que a nivel nacional en el marco de dicho evento se dará lectura a una publicación que será elegida por el INALI, mientras que los estados que no cuenten con una representación infantil en el evento podrán escuchar en zapoteco la lectura del cuento  “El Coyote y el conejo”.

 

Por lo anterior en el caso de Michoacán concretamente la coordinación del Programa Salas de lectura encabezado por Ernesto Hernández Doblas, deberá seleccionar a un grupo de niños quienes ofrecerán una lectura en lengua purépecha.

 

En entrevista Jesús Heredia Caamaño declaró que si bien el Programa Nacional de Salas de Lectura tiene ya 15 años de existencia, fue en el 2009 cuando  se realizó una encuesta de evaluación, descubriendo que la capacitación resultaba una de las fortalezas de dicho programa.  De ahí surgió la inquietud de renovar y reorientar dicho formato de capacitación, mismo que se  empezó a aplicar en el segundo semestre del 2009.

 

Agregó el funcionario federal que fue a finales de ese mismo año que se comenzó a gestionar este nuevo esquema de capacitación con miras a que una institución educativa, en este caso la UAM, certificara dicho proceso.     

 

Sobre el particular, Jesús Heredia explicó que la capacitación también incluye mantener un contacto estrecho con los mediadores, pues si bien en una primera instancia demostraban mucho entusiasmo, no existían las garantías de mantener dicho vínculo de trabajo. Ahora con la reorientación del programa cada estado que solicite la formación de salas de lectura  tendrá que ofrecer dicho curso de capacitación, lo que permite tres reuniones en los que se observa sus problemáticas y fortalezas.

 

Declaró también que los talleres cuentan con una estructura y elementos específicos, siendo el primero “Narrar y escuchar”,  en el que se aborda la historia personal de cada participante, es decir mediadores y escuchas, y la historia de los pueblos, es decir una serie de información, conocimientos culturales  susceptibles de ser narrados y compartidos

 

En el segundo taller “Leer y conversar“ el libro y las lecturas cobran un papel más importante ya que los involucrados debaten a partir de ellos, es decir se comunica y se discute su mensaje.

 

Finalmente, se imparte el tercer taller “Escribir y publicar”, en el cual los participantes, es decir los escuchas con el apoyo de los mediadores, ya cuentan con herramientas para expresarse a través de la escritura, trabajos que se pretende sea difundido en otros espacios, recintos y eventos, además de las mismas las salas de lectura.

 

Finalmente y tras indicar que en 2010 había 3 mil 375 salas de lectura en todo el país según el censo de evaluación efectuado por el mismo programa y alrededor de 100 operando en Michoacán según palabras de Ernesto Hernández Doblas, Heredia Caamaño refirió que ahora el trabajo se encamina a difundir el proceso de certificación para que los mediadores históricos, es decir aquellos que los mediadores que cuenten con amplia experiencia puedan capacitarse y lograr también la certificación. 

 

Como se recordará, el Programa Salas de Lectura se encarga de capacitar a personas que tengan interés de fomentar la lectura en su comunidad, en su casa, en su centro de trabajo, en plazas públicas etc.

 

Cualquier persona puede formar parte del citado programa, con los requisitos de saber leer y escribir, que tenga 15 años como mínimo y quiera desarrollar un proyecto de fomento a la lectura de manera voluntaria, ocupando como mínimo dos horas a la semana para tal fin.