BOLETIN/ URUAPAN, MICH./ JUE-20-ENE/ Interesado en impulsar la educación indígena en este municipio, el Presidente Antonio González Rodríguez intensificará las gestiones para tratar de que este año, el Centro de Educación Inicial Indígena de Uruapan, empiece a contar con espacios dignos y los 80 alumnos con que cuenta, dejen de recibir su aprendizaje en aulas improvisadas.

 

Se trata del plantel ubicado en la calle Camilo Torres No. 50, en la colonia Rubén Jaramillo al poniente de esta ciudad, el cual, tiene seis años brindando servicio de enseñanza en condiciones desfavorables en este sitio.

 

Las gestiones de apoyo fueron reiteradas por el Ejecutivo Municipal ante directivos y personal docente de dicho Centro escolar al atenderlos en la sala de juntas de Presidencia.

 

Acompañado por el encargado de despacho de la Dirección de Educación Municipal, Ignacio Gutiérrez García de Alba, González Rodríguez informó que aún no se tiene respuesta de la solicitud de apoyo, que desde el año pasado envió a la Secretaría de Educación en el Estado (SEE),  para edificar un aula en este plantel, con recursos estatales y municipales.

 

Aseguró que no cesará en el intento por obtener respuesta positiva, para tratar de que este año los alumnos del Centro de Educación Inicial Indígena de Uruapan empiecen a contar con mejores espacios educativos, argumentando que ese sector del aprendizaje merece tener más impulso en este municipio y en todos los que conforman la Meseta Purépecha.

 

El Edil destacó la labor que encabeza Carolina Alonso, quien está al frente de esa institución educativa, al señalar que es una persona que está comprometida con la enseñanza indígena y que siempre se muestra dispuesta a superar la adversidad con el fin de conseguir que este plantel se dignifique en beneficio de los menores que cursan en él.

 

Reiteró que redoblará esfuerzos en sus gestiones ante las autoridades estatales para lograr que esta escuela comience a recibir fondos oficiales para mejorar sus instalaciones, que por el momento son de material improvisado y sin los servicios que requieren los alumnos para el mejor aprendizaje.