BOLETIN 011/ LAZARO CÁRDENAS, MICH./ MAR-18-ENE/ Elementos de la Policía Ministerial llevaron a cabo el esclarecimiento del homicidio de un empleado de una ferretería, registrado la madrugada del pasado domingo, además de requerir a tres familiares del occiso por tentativa de homicidio.

 

El presunto homicida responde al nombre de Pedro López Santos, de 40 años de edad, quien tiene su domicilio en la tenencia de Guacamayas, mismo que se encuentra relacionado en la averiguación previa penal número 11/2011-I, por el delito de homicidio, cometido en agravio de Uriel Correa Torres.

 

De acuerdo a las investigaciones ministeriales se sabe que el pasado sábado 15 del mes y año en curso, el ahora occiso se encontraba en compañía de su hermano Víctor Correa Torres, de 28 años de edad, así como de sus tíos Genaro y Gilberto de apellidos Torres Avalos, de 42 y 36 años respectivamente, ingiriendo bebidas embriagantes después de haber terminado de realizar el colado de una casa de ellos.

 

Por tal motivo, los familiares comenzaron a ingerir bebidas embriagantes por fuera del domicilio que se ubica en la calle Santos Degollados de la colonia Aníbal Ponce de la mencionada tenencia.

 

Alrededor de las 23:00 horas, por el lugar pasó Pedro a bordo de una camioneta marca Chevrolet, tipo pick-up, con placas de circulación MV-55829 de esta entidad federativa, quien al estar frente a Uriel y sus demás familiares les grito que eran “una bolas de jotos”, situación que molestó a Uriel y sus tíos, quienes comenzaron a discutir con Pedro.

 

Sin embargo, Víctor logró en esos momentos tranquilizar la situación por lo que Pedro se retiró a su domicilio al igual que Uriel, quien se trasladó a su casa para tomar un arma de fuego calibre .380.

 

Uriel una vez con el arma en su poder se dirigió al domicilio de su vecino Pedro, siendo seguido por sus tíos; mientras que Víctor al percatarse de las intenciones de su consanguíneo se trasladó a su domicilio para también tomar una pistola calibre .45 y dirigirse al domicilio de Pedro.

 

El ahora occiso y sus tíos al estar por fuera de la casa de Pedro le comenzaron a gritar que saliera para matarlo, por lo que Pedro optó por subir a la azotea de su domicilio y esconderse en un baño que tiene en obra negra en el lugar.

 

Uriel y sus tíos al ver que Pedro no salía de la vivienda optaron por entrar a la casa y buscar a su víctima, en un momento dado Uriel fue sorprendido por Pedro con quien comenzó a forcejear por el arma hasta que este último logró desarmar a Uriel pero al percatarse que sus agresores se dirigían hasta donde se encontraba, accionó el arma en contra de Uriel quien resulto herido de gravedad falleciendo minutos después.

 

Al percatarse de los hechos Víctor accionó el arma que portaba en contra de Pedro quien cayó herido al piso, mientras que sus tíos comenzaban a golpear a Pedro en diversas partes del cuerpo.

 

Acto seguido Víctor y sus tíos sacaron el cadáver de Uriel para trasladarlo por fuera de su domicilio, mientras que Pedro era auxiliado por otras personas que lo trasladaron a un nosocomio local a recibir atención médica, mientras Víctor, Genaro y Gilberto, daban aviso a las autoridades a quienes trataron de desvirar las investigaciones mencionando que unos sujetos habían pasado por fuera del domicilio donde se encontraban ingiriendo bebidas embriagantes y les habían disparado.

 

Elementos de la Policía Ministerial requirieron a Víctor, Genaro y Gilberto en las inmediaciones de la mencionada tenencia, a quienes les fue asegurada un arma de fuego calibre .45 y puestos a disposición del agente del Ministerio Público quien en las próximas horas los consignará ante el órgano jurisdiccional correspondiente por el delito de tentativa de homicidio. Mientras que Pedro será consignado una vez estable de salud por el delito de homicidio.