ERNESTO LEÓN/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./LUN-17-ENE/ Con la figura de una rata, como emblema de la voracidad de 20 negocios crediticios, Angel II Alanís Pedraza encabezó una marcha que se manifestó en la Presidencia Municipal para exigir que la autoridad niegue el resello de las licencias municipales de las casa de préstamo, empeño y otras dedicadas al agio y la usura.

 

Alanís Pedraza consideró que la Constitución Política del Estado de Michoacán y la propia Ley Orgánica Municipal facultan a las administraciones municipales para velar por el desarrollo armónico de los ciudadanos y bajo la creciente inconformidad de los usuarios de los créditos, consideró que la demanda es factible.

 

El representante legal de los quejosos señaló que los afectados por los prestamistas ven con tristeza que están perdiendo su patrimonio por los altos intereses y los ofensivos métodos de cobranza que se basan en la intimidación bajo argucias legaloides.

 

Por todo ello, subrayó, los inconformes se han organizado en un frente de lucha que mantiene la exigencia para que los alcaldes les ayuden a detener la voracidad de los usureros “no se niegan a pagar, solamente desean facilidades para saldar su deuda pero, sin presiones ni amenazas”.

 

Al respecto, el alcalde Antonio González Rodríguez se comprometió a integrar una comisión de trabajo en la que se integre el regidor de Comercio y el representante de la Condusef, para comenzar a trabajar en el lapso de una semana.