BOLETIN 277/ MORELIA, MICH/ VIE-22-DIC/ Durante la temporada navideña una de las lesiones más frecuentes son las quemaduras, por esta causa las consultas en el área de quemados del Hospital Infantil “Eva Sámano de López Mateos” suelen incrementarse hasta en un 300%, de los cuales el 80 por ciento llegan a ocurrir en los hogares, por ello las autoridades de salud invitan a la población a extremar precauciones en estas vacaciones decembrinas sobre todo con los pequeños del hogar que suelen ser los más afectados.

 

La primera recomendación es no descuidar la vigilancia en los menores de cinco años ya que son el grupo de edad más afectado, debido a que es en esta edad en donde los niños sienten mayor curiosidad por lo que les rodea y tienden a explorar más, sin tener conciencia de peligro. Durante las vacaciones de invierno, los niños pasan más tiempo en las casas, donde existen lugares con mayor riesgo de sufrir accidentes con quemaduras.

 

Por ello es importante mantener a los pequeños alejados de la cocina y de líquidos calientes, pues se estima que las horas más frecuentes en las que los niños se queman son alrededor de las 18:00 horas, y cercano al mediodía, lo que coincide con la preparación de los alimentos.

 

Para evitar esto, se sugiere no dejar recipientes calientes cerca de la orilla de las estufas o en los sitios donde los pequeños los puedan alcanzar. Las asas o agarradas de las ollas y sartenes deben estar orientados hacia el interior de la estufa, para evitar que los niños las agarren o se muevan por accidente y se viertan encima los líquidos calientes. Tampoco se deben dejar al alcance de los niños cerillos, encendedores u objetos que puedan producir fuego.

 

Otro de los accidentes con quemaduras que ocurren con cierta frecuencia es con el agua al momento de bañar a los niños. Es importante verificar la temperatura del agua antes de meter al pequeño en la tina o la regadera. Los braseros o calentadores que se usan en las casas para generar calor también pueden ser un peligro si se deja a los niños jugar con ellos, así como las fogatas que a veces se encienden durante las convivencias navideñas y los cohetitos, luces de bengala y otros artefactos que usan para celebrar en estas fiestas. Es importante no dejar nunca solos a los niños cuando se enciende una fogata e impedir que jueguen con el fuego, así como con cohetes o petardos.

 

Por otro lado, durante esta temporada se debe verificar que las series de luces navideñas sean de buena calidad, para evitar cortocircuitos que puedan desencadenar un incendio. Si se encienden velas en casa se deben mantener fuera del alcance de los niños y asegurarse de apagar todos estos artefactos durante la noche o al salir de casa.

 

Los especialistas señalan que existen tres clases de quemaduras más frecuentes, que son las térmicas, eléctricas y las químicas; de ellas las más frecuentes son las térmicas, que son aquellas que son producidas por contacto directo con una fuente de calor o calor radiante. Se estima que ocupan hasta el 85 por ciento de las quemaduras. Pueden generarse por contacto directo con llamas o con líquidos a temperaturas elevadas.

 

Rara vez las quemaduras se localizan en una sola zona específica del cuerpo, es decir, se distribuyen en más de una zona, y las más frecuentes son: manos y brazos, piernas y pies, pecho, cabeza y cuello, glúteos y genitales. Su gravedad depende de la extensión del cuerpo afectada y pueden causar desde lesiones leves o moderadas hasta heridas severas e incluso la muerte.

 

RECOMENDACIONES

Cómo evitar quemaduras en el hogar

 

 Cocina

  • No tenga a los niños en la cocina al momento de guisar
  • Coloque los mangos de sartenes, ollas o cazuelas hacia adentro
  • Desconecte los aparatos eléctricos que no están en uso
  • Guarde los productos inflamables fuera de la cocina
  • Coloque lejos de la orilla de la mesa o mostrador jarras, cazuelas o aparatos eléctricos con líquidos calientes
  • Nunca deje al alcance de los niños cerillos, encendedores u objetos que puedan producir fuego

 

Baño

  • Al preparar el agua, siempre abra la llave de agua fría antes de la caliente hasta entibiarla
  • Mantenga al niño alejado de la tina mientras prepara el agua, para evitar el riesgo de una caída dentro del recipiente
  • Verifique la temperatura del agua antes de meter a bañar al niño a la tina o a la regadera.
  • Coloque lejos del alcance de los niños secadoras o cualquier otro aparato eléctrico que se utilice en el baño
  • Un método para reconocer la temperatura del agua es metiendo nuestro propio codo en ella

 

Habitaciones

  • Para tener una luz más tenue, use focos de menos watts, en lugar de tapar la lámpara con tela
  • Ocupe un solo ladrón en cada contacto
  • Deje fuera de la vista los cables de cualquier extensión o aparato eléctrico
  • Si enciende velas en casa, manténgalas fuera del alcance de los niños y asegúrese de apagarlas durante la noche y al salir de casa
  • Coloque tapones de seguridad en contactos no utilizados

No permita que los menores manipulen aparatos