BOLETIN/ MORELIA, MICH/ VIE-17-DIC/ Muy buenas tardes amigas y amigos de los medios de información. Como ustedes lo saben al inicio de esta administración federal, el presidente Felipe Calderón se comprometió a encabezar un gobierno que contribuyera al fortalecimiento institucional de los tres órdenes de gobierno, a mejorar las condiciones de seguridad de nuestras comunidades y a dar plena vigencia al estado de derecho.

El origen de la inseguridad y la violencia en Michoacán tiene nombre: es la organización criminal conocida como La Familia. Estos delincuentes cometen los delitos que más agravian a los michoacanos como son la extorsión, el secuestro, el cobro de cuotas, el tráfico de personas y el homicidio. Los operativos son la expresión concreta del compromiso del presidente Felipe Calderón, del grupo de coordinación, del gobernador  por cumplir con la obligación constitucional e irrenunciable que tiene que ver con el Estado de Derecho de salvaguardar las libertades y los derechos de los mexicanos.     

Las fuerzas federales que intervienen en él tienen la instrucción precisa para actuar con apego a derecho, respeto irrestricto a los derechos humanos en los casos que esto no sea así, el gobierno federal estará al pendiente para mantener siempre el orden y el respeto a la integridad de estos derechos.

Los operativos iniciados desde el 10 de diciembre de 2006 han registrado avances significativos. Por ejemplo, desde entonces al a fecha, las fuerzas federales han asegurado aproximadamente 266 toneladas de mariguana, 2.6 toneladas de cocaína. 4.8 toneladas de metanfetaminas, más de 185 mil pastillas de psicotrópicos, más de 19 mil 200 armas y dos mil 670 vehículos, además que se han desmantelado 225 laboratorios clandestinos. En el caso de las armas esta cantidad es muy significativa; una de cada cinco es decomisada en Michoacán y uno de cada dos laboratorios es desmantelado en la misma entidad. El total de kilogramos de metanfetaminas aseguradas equivale a casi una cuarta parte del total nacional.

Por eso, La Familia Michoacana es una organización debilitada, no sólo por los recursos  decomisados sino por la desarticulación de sus principales criminales y mandos operativos. Tan sólo en el último trimestre de este año 2010 detuvimos a Ignacio Javier López Medina, alias El Manuel Lombera, o Nacho López, principal operador financiero de esta organización delictiva; a Sergio Moreno Godínez, alias El Amarillo, uno de los jefes de la plaza, allá en Lázaro Cárdenas; a José Alfredo Nanda Torres, alias El Flaco, jefe de la plaza de Morelia; a José Antonio Arco Martínez, alias El Toñón, jefe de la plaza de Apatzingán.

Sin embargo, el golpe más severo infringido a La Familia Michoacana fue el abatimiento de su principal criminal, ideólogo y fundador Narciso (sic) Moreno González, alias El Chayo. Esta lucha es un deber del estado mexicano, la constitución obliga las autoridades federales, de los estados y de los municipios a garantizar la seguridad de las personas, de su familia y de sus bienes. No podemos dejar que México, Michoacán o algún municipio o comunidad queden a la deriva, sin leyes e instituciones fuertes y bajo  la amenaza de los criminales.

Es por ello que las acciones contra el crimen organizado no admiten tregua ni descanso. El Estado Mexicano realiza un esfuerzo sin precedentes para golpea día a día las estructuras de operación y logística de las organizaciones delincuenciales. La presencia de las fuerzas federales responde al a necesidad de restablecer las condiciones de seguridad y tranquilidad de los michoacanos y dar conjuntamente a las autoridades estatales el tiempo y la capacidad operativa para reconstruir, depurar y fortalecer las instituciones policiales y ministeriales en el estado. Estas son tareas elementales, esenciales e imprescindibles que deben realizarse por las autoridades.

Las fuerzas federales seguirán actuando en contra de las organizaciones criminales, cualquiera, subrayo: cualquiera que sea su denominación.

Para ser frente a la debilidad institucional en el eslabón más frágil de la cadena del combate a la delincuencia que es precisamente en el ámbito municipal, el presidente de la República, el Consejo Nacional de Seguridad Pública, donde también participan los señores gobernadores, en donde ha estado el gobernador del estado, han puesto un paquete de reformas constitucionales para alinear a las corporaciones policiales bajo el mando único y las policía certificada. De esto hemos estado en diversas pláticas y consideraciones con el señor gobernador.

Tenemos la convicción de que la ley debe hacerse valer en todos los rincones de México porque es la única forma de garantizar que sobre la maldad de unos pocos prevalezca la libertad la justicia y el orden que desea la mayoría de los mexicanos. Los violentos son la causa de la destrucción y la muerte; son ellos, esas organizaciones criminales, quienes nos agreden y lastiman. Es por ello que el Estado mexicano, con todos sus poderes y su fortaleza institucional y legal, debe asumir su deber de combatir hasta el límite con toda su fuerza y capacidad a los criminales.

Por eso debo decir enérgicamente: no podemos ni debemos permitir que tengan éxito quienes envenenan a  nuestros jóvenes quienes los utilizan para sus fines criminales al servicio de la violencia y la destrucción. Las fuerzas federales con las estatales permanecerán hasta erradicar del estado la violencia, las prácticas del secuestro, de la extorsión, del robo, del cobro de piso y otros delitos que agravan y que agravian a la ciudadanía. No puede haber paz autentica y verdadera si dejamos que los delincuentes dañen el tejido social,  corrompan a las autoridades y envicien a nuestro jóvenes.

Por eso hoy es muy significativo el trabajo que hemos acordado de seguir trabajando también transversalmente en los programas sociales de salud, de cultura, de deporte, de educación, de infraestructura. Esta es una condición necesaria que hemos acordado el día de hoy con el señor gobernador para trabajar de manera conjunta no sólo en el frente a la violencia del crimen organizado, sino también a través de estas acciones que son fundamentales en la estratega de prevención.

Debo afirmar con contundencia: la violencia y el crimen nos llevan al desastre y la destrucción; son un camino falso que nos aleja de la libertad, de la paz, prosperidad y justicia. Debemos  dejar definitivamente ese camino falso que unos han tomado, sellarlo y voltear a ver lo grande que es Michoacán, su gente, su gran valor, fundada en la honestidad y la verdad como sus grandes forjadores y pueblos originarios que no necesitaron torcer el rumbo para ser grandes, que no necesitaron desviarse de la virtud del trabajo y del esfuerzo para trascender y heredarnos esta hermosa tierra y una cultura sólida y fuerte.

Un componente fundamental de la estrategia de seguridad pública, es el aspecto  preventivo que he comentado y que trabajaremos con el gobernador  en el que la participación de la sociedad es un factor determinante para recupera los espacios públicos de los delincuentes. Esta parte también en el grupo de coordinación la hemos tratado. La participación de la sociedad organizada, gobierno y sociedad trabajando hombro con hombro de manera organizada seguramente podremos en lo más pronto posible tener mayores niveles de seguridad y tranquilidad.

Por eso también hacemos un esfuerzo por concretar y fortalecer estos programas de participación ciudadana con el componente preventivo y social de la estrategia, atacamos en sus raíces las causas de la delincuencia y la violencia y creamos condiciones para el desarrollo humano sustentable.

Por eso quiere decirle también al señor gobernador, hacerlo aquí públicamente, que en el marco del pacto federal, sigamos trabajando juntos en el cumplimiento de los acuerdo s que hemos construido en diferentes instancias que se llevan a cabo en la transición de un nuevo sistema, por ejemplo de justicia; en ese fortalecimiento institucional  que prevé las reformas al sistema de justicia penal, que sigamos trabajando con fuerza en la certificación de las policías para garantizarle a los ciudadanos  que puedan confiar en los encargados de brindarles la seguridad; que se hagan uso de los recursos a la seguridad pública de manera transparente y eficaz.

Hoy hemos resuelto para este ejercicio presupuestal u nuevo fondo para fortalecer las policías estatales, para alinearlas. De esto también hemos platicado con el gobernador y vamos atrabajar muy fuerte para poder trabajar con policías certificas, confiables, bien preparadas, bien armadas, que nos permitan asegurara con mayor eficacia el combate a la criminalidad, que (inaudible) las condiciones de la población, con la mayor de  de las inversiones y creación de empleos. Para ello le reitero, señor gobernador, como lo platicamos en el grupo de coordinación, todo el respaldo y la decisión del presidente Calderón para que juntos realicemos estos esfuerzos.

A la sociedad michoacana también les quiero decir que tenemos la firme determinación de hacer retroceder a la delincuencia de cerrarles el paso y de lograr que cada ciudadano recupere lo que es suyo, que es su ciudad y su comunidad. No descansaremos hasta desterrar la violencia y la criminalidad de este estado, de cada municipio de cada comunidad, de cada colonia y de cada hogar.

A los empresarios les pido que confíen en su estado. En el camino de Michoacán que es deber, que es sus costumbres, tradiciones y valores; lo que tiene una esencia fundamental en Michoacán, con unidad familiar, con una niñez y una juventud saludable en donde prevalezca la honestidad y la alegría de su gente y que se caracterice por la fortaleza de sus instituciones pública y la trascendencia de sus valores. La participación activa de los señores empresarios es fundamental. Necesitamos que denuncien, que apoyen a las autoridades, que se organicen y que sigan fomentando el trabajo y la responsabilidad social como un valor fundamental de la cultura emprendedora que se da en el estado de Michoacán.

Al pueblo en general, a las organizaciones religiosas, a los jóvenes, a todos., les pido que tengan la frente en alto, con orgullo y con la firme convicción de que la única vía para el progreso sostenido y la tranquilidad auténtica es la observancia de la ley; la defensa  delo valores, los ideales y los principios democráticos; la defensa de las instituciones y el cuidado de nuestras familias que son el espacio natural para el desarrollo de las personas.

Michoacán debe seguir siendo uno de los bastiones de los que se nutre la patria en momentos de cambio y transformaciones cruciales. Debe ser fiel a su vocación constitucionalista. Por eso el día de hoy ha sido muy importante en los acuerdos que hemos tomado con el señor gobernador y en el grupo de coordinación porque sólo trabajando unidos, gobierno y sociedad, lograremos seguir haciendo nuestro mayor esfuerzo a favor de la paz, tranquilidad y seguridad de todos los michoacanos.

Muchas gracias por su atención.