BOLETIN322/MORELIA, MICH/LUN-06-DIC/Para los caricaturistas e historietistas del país la censura está en los medios electrónicos, les resulta incómodo exponer la realidad infortuna que vive la sociedad, pero por cultura los mexicanos dan la vuelta a sus problemas y los asumen con humor. Por ello la caricatura sobrevive y la gente la consume con familiaridad.

Un ejemplo de esta crítica social se presenta en libro de historietas “Los Miserables”, según advirtió el propio caricaturista Patricio Ortiz, durante la III Feria Estatal del Libro y la Lectura.

Patricio se ha dedicado por más de 20 años al comic y cuenta con diferentes publicaciones como El  Pequeño Vulgarousse Ilustrado, La Enchilada Completa; además de ser parte del equipo de la revista El Chamuco, de publicar en La Jornada nacional y recientemente incursionar en la animación digital.

En este sentido el historietista reconoció que para la caricatura y el comic, la Internet es un recurso nuevo, de fácil acceso  que permite oponerse  a la censura de los medios masivos, ya que es un espacio libre y de impacto. No hay manera de aparecer en televisión.

En “Los Miserables” Patricio aborda con ironía temas como el rezago educativo, la migración o los abusos de poder, la pobreza y el deterioro ambiental a través de anécdotas y cotidianidad de la Familia Godínez, integrada por  personajes como “Eutanasia Godínez”, “El Compagre”, “El bilimbique”, “El profe Severiano” y “Analfaberto Godínez”.

“La caricatura recurre a los estereotipos, pero evitando el melodrama. Hay una realidad que no se puede ocultar”, aceptó Patricio, al señalar que el nombre del libro hace referencia a la obra clásica de Víctor Hugo, pues desde su punto de vista, existen semejanzas con los escenarios de pobreza que se describen en Francia del siglo XIX y la que tiene México hoy día. La diferencia, agregó, es la visión de humor que se le imprime las historietas”.

Para el autor  se trata de una obra única, ya que lo denominó como el primer libro pirata-original, pues fue impreso de manera alternativa y se distribuye en la economía informal, lo que hace que su costo disminuya.

Como parte del equipo de moneros de El Chamuco, Patricio relató al público asistente integrado principalmente por jóvenes, que esta revista es única en el país, ya que está hecha totalmente por caricaturistas y vive de sus ventas. Incluso anunció  que ya  se tienen  propuestas para llevar la revista a Estados Unidos, puesto que las experiencias con las casas editoriales, no fueron positivas, y ahora de manera independiente lograron un tiraje de 40 mil ejemplares.