Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ DOM-05-DIC/ Durante siglos, nuestros antepasados se han alimentado a base del maíz, frijol y el chile; durante todo ese tiempo, las mujeres han guardado celosamente las recetas para elaboración y preparación de los alimentos, recetas que han sido transmitidas de manera oral de generación en generación. Hoy, ese patrimonio y acervo cultural ha sido reconocido por la Unesco y ha sido denominada patrimonio intangible de la humanidad, por lo que se está dando a conocer al mundo.

 

En Uruapan, Pátzcuaro y Morelia, se lleva a cabo el séptimo encuentro de cocinas tradicionales de Michoacán, en la que participan representaciones principalmente de la Meseta Purhépecha y Cañada de los Once Pueblos, entre los que están, Paracho, Etúcuaro, San Ángel Zurumucapio, Huáncito, Acachuén, San Juan Nuevo, Charapan, Uruapan, San Lorenzo, Angahuan y Zacán, de ésta última comunidad, las hermanas Aguilera Ortiz, así como Lucía Medina Huanosto y Ma. de los Ángeles Alfaro Ortiz.

 

Las técnicas e ingredientes para la preparación de la comida tradicional, son experiencias acumuladas durante más de 500 años y que han dado fama a nuestro pueblo, a grado tal que recientemente en Nairobi, Kenia, la Unesco declaró a la comida purhépecha, patrimonio intangible de la humanidad, junto con la Pirekua, el canto de los purhépecha.

 

Es así como se puede saborear un rico tatemado con arroz, un platillo de jarumo; un exquisito platillo de churipu con kurhundas, una atapakua y ricas tortillas de maíz cocidas sobre un comal de barro elaborado en Patamban y una lumbrada en el fogón a base de leña de pino o tocuz.