Muchas gracias por tu acompañamiento, lo consideraremos cuando se te ofrezca

 

ERNESTO LEÓN/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ DOM-31-OCT/ Más allá de la instalación rutinaria del altar de muertos, la maestra Lourdes Navarro López, organizó una ofrenda especial para bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, en las instalaciones de la unidad del Sistema de Enseñanza Abierta y a Distancia del Colegio de Bachilleres.

 

“De acuerdo con la costumbre de la Meseta Purépecha, los colores predominantes deben ser el morado y el rosa quemado” señaló al indicar que los colores tienen un significado especial en la cultura purépecha y deben ser utilizados con el conocimiento profundo de su significado.

 

Explicó que las ofrendas, se hacen en tres niveles, el primero, a ras del piso, con una cruz de ceniza para recordar la fragilidad humana, plasmada en la sentencia “polvo eres y en polvo te convertirás”

 

En el segundo nivel, ubicado por encima del primero, se coloca una vasija con corundas, que son tamales de maíz, envueltos con hojas frescas del mismo cereal, con puntas para que representen las estrellas del firmamento.

 

Se ubican también tres calaveras de dulce, en representación de la Santísima Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, que son el legado de la religión católica impuesta durante la conquista española.

 

En el nivel superior, se colocan la imagen del difunto ofrendado, con 4 velas que representan los cuatro puntos cardinales y les ayudan a orientarse en su viaje al más allá.

 

La ofrenda consiste en un ritual respetuoso en el que los ofrendantes llevan velas y veladoras para que los familiares del difunto las coloquen y a cambio, son recompensados con alimentos con las siguientes palabras “gracias por tu acompañamiento, lo tendremos en cuenta cuando se te ofrezca”.