Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ DOM-24-OCT/  Agustín Rubio Quetzecua, originario y vecino de la comunidad indígena de Nurío, municipio de Paracho, ingresó éste fin de semana al Centro de Reinserción Social, tras ser detenido por una denuncia presentada en su contra por intento de homicidio; se le tomó la declaración preparatoria y dijo que andaba muy borracho, por eso no le atinó con la pistola.

 

A Agustín Rubio, de 32 años de edad, se le integra un proceso penal por el delito de homicidio en grado de tentativa, en agravio de un familiar de nombre Santiago Alejo Alejo, también vecino de Nurío.

 

Resulta que el pasado viernes, ambos estaban ingiriendo bebidas embriagantes en la orilla del pueblo, hacia la salida de la carretera que comunica a Urapicho y por la tarde empezaron a discutir, el ahora detenido desenfundó una pistola calibre 22 tipo revólver y la accionó en su contra en varias ocasiones, sin embargo, por lo borracho, el pulso no era óptimo por lo que sólo logró herirlo en un costado.

 

Al percatarse de lo ocurrido, el agresor huyó del poblado y el lesionado fue llevado a un hospital de Morelia; una vez que presentó la denuncia, elementos de la Policía Ministerial del Estado detuvieron a Agustín Rubio en la población de Paracho, lo ingresaron al Cereso y ha sido sujeto a término constitucional.