ERNESTO LEÓN / INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ JUE-21-OCT/ “Los mexicanos en lo general y los michoacanos en lo particular debemos tener presente el sacrifico de los Mártires de Uruapan, ya que la situación por la que atraviesa tanto la sociedad como el Estado mexicano, es una situación crítica, donde está en riesgo la propia sobrevivencia de México como nación independiente”, pronunció el diputado federal perredista Uriel López Paredes, al fungir como orador oficial en 145 Aniversario Luctuoso de los Mártires de Uruapan.

 

Luego de la reseña histórica sobre los héroes republicanos, López Paredes señaló la importancia de insistir con nuestros niños, jóvenes y, en general, con todos los mexicanos, en la necesidad de conocer y emular las acciones de los forjadores de nuestro Estado-Nación, “para evitar que una minoría entreguista continúe depredando los bienes públicos propiedad de todos los mexicanos”.

 

“Desafortunadamente la situación política, económica y social actual muestra que el grupo en el poder ignora o, peor aún, no extrae ninguna enseñanza práctica del proceso de constitución y fortalecimiento de la sociedad y el Estado. Doscientos años de revueltas civiles, revoluciones, guerras contra potencias extranjeras, organización y reorganización de la sociedad, miles y miles de muertos, no han sido suficientes para evidenciar que las organizaciones social y política que desea nuestro pueblo, es una donde imperen el bienestar y la justicia, y exista una institucionalidad política democrática y republicana”.

 

López Paredes advirtió que la oligarquía autóctona -como en el siglo diecinueve-, ofrecen en el extranjero a precio de «ganga” los bienes propiedad de todos los mexicanos:

 

“El espectro radioeléctrico, que acaban de regalárselo a empresarios cómplices del grupo en el poder; el petróleo, que no saben si dárselo a los texanos o a los españoles; la electricidad, también apetecida por los ibéricos y las telecomunicaciones, deseadas por varias potencias”.

 

“Con el pretexto de la globalización, desde los años ochenta del siglo pasado los contrarrevolucionarios dirigieron la retirada de nuestro orden estatal de varios ámbitos de responsabilidad, hasta convertirlo en un Estado fallido.

 

“Nos dijeron que era necesario más mercado, nos aseguraron que el achicamiento del orden estatal iba a traer beneficios para todos los mexicanos; que era necesario que el Estado permitiera a la sociedad civil tomar la iniciativa, lo que no dijeron es que ellos llaman sociedad civil a las oligarquías local y extranjera que actúan en nuestro territorio y que lo que pedían era la rendición del Estado», afirmó.

 

“Como resultado de estas reformas del Estado, sólo se ha conseguido una mayor desigualdad social, como se puede inferir por los millones de personas que se encuentran sin empleo, el alto grado de desnutrición de un amplio sector de la sociedad, la carencia de seguridad social de más de la mitad de la población, la concentración de la riqueza en pocas manos y la utilización de los cargos públicos como botín», abundó el congresista federal.

 

“También hay que señalar la utilización de las instituciones de la República para atacar a los enemigos políticos -a los que se llega a percibir como más peligrosos que las bandas criminales-; manipulación de las instituciones y de los presupuestos públicos para posicionar a los afectos en sus absurdas pretensiones de poder; y aniquilamiento de las esperanzas de millones de jóvenes, mujeres y adultos mayores, a los que se les niega la posibilidad de tener una vida y una vejez digna”.

 

Para culminar, López Paredes enfatizó “-de cara al siglo veintiuno- es imprescindible tener presente que las muertes de los miles y miles de mexicanos que dieron su vida por la patria, no fueron en vano”.

 

“Ya que es deber y responsabilidad de todos los mexicanos, el construir la fuerza política y social necesaria para hacerse del control de las instituciones de la República, “como paso previo a la titánica tarea de reconstruir a la nación