Con tiro de gracia y cercenado,

hallan a un dirigente comunal

 

Varios sujetos se lo habían llevado de la plaza de Paracho.

 

Por la noche, lo encuentran sin vida cerca de Cocucho.

 

LAMBERTO HERNÁNDEZ MESETA PURHÉPECHA.- El representante de Bienes Comunales de la comunidad indígena de Urapicho, municipio de Paracho, fue localizado sin vida, con el tiro de gracia y cercenado de una mano, junto a la carretera que conduce de Cocucho a Nurío; horas antes, varios sujetos armados se lo habían llevado de la plaza principal de Paracho en donde lo habían herido de dos balazos.

 

El ahora extinto respondía en vida al nombre de Adolfo Zacarías Silva, de unos 44 años de edad, quien tenía su domicilio en la calle 16 de Septiembre número 22, en la comunidad de Urapicho.

 

Primeramente, como a las once de la mañana, varios sujetos no identificados, lo interceptaron frente a la casa de la cultura y la presidencia municipal de Paracho, al oponer resistencia, fue herido de un balazo en la pantorrilla izquierda y otro en un costado del abdomen; acción que causó pánico y zozobra a varias familias que en esos momentos recibían apoyo del programa Oportunidades.

 

Ya entrada la noche, se dio la voz de alerta de que el dirigente comunal había sido localizado sin vida a un costado de la carretera, a unos tres kilómetros de Cocucho con dirección a la comunidad de Nurío, versión que fue confirmada poco después.

 

En el predio denominado “La Yácata”, en el acceso hacia una milpa, junto a la carpeta asfáltica, se hallaba el cuerpo, aparte de los impactos de bala señalados, tenía el “tiro de gracia” y cercenada la muñeca izquierda, sobre unos costales de yute. Se ignora hasta el momento el móvil.