BOLETIN 246/ MORELIA, MICH./ SAB-09-OCT/ Con fundamento en los convenios de colaboración entre los gobiernos de México y Los Estados Unidos, autoridades de este país efectuaron el arresto con fines de deportación de un presunto homicida michoacano, quien dio muerte en riña a un compañero de parranda.

 

El presunto responsable responde al nombre de Alberto Meza Alvarado, “El Beto”, de 23 años de edad, quien se encuentra relacionado en el proceso penal número 45/2008-II radicado en el Juzgado Segundo de lo Penal de este distrito judicial,  por el delito de homicidio calificado, cometido en agravio de Juan Carlos Sosa Tinoco, de 27 años de edad.

 

De acuerdo con las constancias del caso de referencia, los hechos se registraron aproximadamente a las 04:40 horas del día primero de enero del año 2008, en la localidad de Tacícuaro, del municipio de Morelia, donde el ahora occiso se encontraba con varios familiares y amigos, con quienes tomaba bebidas alcohólicas por la celebración del año nuevo.

 

Más tarde pasó por el lugar Alberto Meza, a bordo de una camioneta en la cual viajaban además su hermano Alfredo Meza Alvarado y cuatro amigos. “El Beto” invitó a Juan Carlos a continuar la parranda con ellos, ya que ambos también mantenían amistad.

 

Tras algunos minutos de convivencia y circular por diversas calles de Tacícuaro, se suscitó una discusión entre el hermano de “El Beto” y sus demás acompañantes, lo cual ocasionó que Alberto detuviera la marcha del vehículo con la intención de agredir a Juan Carlos, pero éste aprovechó para bajar y darse a la fuga.

 

No obstante, uno de los amigos de Alberto lanzó a la víctima un bat que traían en la camioneta, logrando derribarlo. Una vez en el piso, entre todos le dieron una golpiza a Juan Carlos y después lo subieron a la camioneta, llevándolo hasta la brecha que comunica a “Joyitas” y “Las Trojes”, donde Alberto Meza Alvarado le ordenó que se hincara porque lo iba a matar.

 

 

 

 

A pesar de que el joven suplicó que le perdonara la vida, el presunto homicida contestó que no, y mejor le pidiera perdón a Dios. Acto seguido sacó una navaja le provocó heridas mortales en la cabeza y el cuello; tras percatarse de que Juan Carlos había dejado de respirar, el homicida y sus cómplices cubrieron el cadáver con piedras y enseguida se alejaron del lugar para proseguir la parranda de año nuevo.

 

Al efectuar las investigaciones del caso, agentes de la Policía Ministerial lograron esclarecer el homicidio de Juan Carlos Sosa, tras el arresto de los cinco acompañantes del presunto homicida, identificados como Alfredo Meza Alvarado, Fernando Rangel González, Mario Ricardo Sánchez Chávez, Marco Antonio Ambriz Ruiz y Jorge Luis González Santillán, los cuales relataron los pormenores que desencadenaron la muerte del joven a manos de “El Beto”, quien por su parte se dio a la fuga con rumbo a Los Estados Unidos.

 

El paradero del indiciado fue ubicado en el estado de California, donde fue detenido por autoridades migratorias estadounidenses, a petición de la Unidad de Asistencia Jurídica Internacional y Extradiciones de la Procuraduría General de Justicia, a fin de ser deportado y aprehendido por su presunta responsabilidad penal en el delito de homicidio.

 

Se precisó que Alberto Meza Alvarado fue trasladado a Michoacán por agentes de la Policía Ministerial y recluido en el CERESO “Lic. David Franco Rodríguez”, para quedar a disposición del órgano jurisdiccional competente y ser sujeto a proceso por el crimen en agravio de su compañero de parranda.