Se enfrentaron a tiros y granadazos a los de antisecuestros cerca del Cereso.

 

Asesinaron a una pareja que habían secuestrado, originarios de Uruapan.

 

Les pagaron 4 mil pesos por emboscar y acribillar a dos primos en Caracha.

 

Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ MAR-05-OCT/ Dos sujetos, de los cinco que integraban una banda de secuestradores, participaron en la emboscada a un automóvil donde viajaban tres personas dedicadas a la compra venta de bienes raíces, en el tramo de la carretera Caracha, municipio de Ziracuaretiro y el entronque con la autopista Siglo XXI, donde dos de ellos murieron y “trabajo” por el cual cobraron cuatro mil pesos.

 

Se trata de Omar Jovany Quezada Mendoza (a) “El Nalgón”, de 21 años de edad, vecino de Nueva Italia, y Pedro Alejandro Bernabé Álvarez (a) “El Quillo”, de 21 años de edad, vecino de esta ciudad, a quienes se les integra el proceso penal 145/2010-II, por homicidio y lesiones calificadas.

              

a emboscada tuvo lugar el pasado cuatro de junio a eso de las 20:20 horas, cuando las tres víctimas regresaban de una reunión en una comunidad de Taretan, para la compra venta de unos terrenos; iban en un auto Pontiac, color negro, con placas fronterizas, cuando circulaban en el tramo de Caracha hacia el entronque de la Autopista Siglo XXI, fueron emboscados.

 

En el lugar falleció José Chávez Valencia, de 74 años de edad, quien tenía su domicilio en el Camino Viejo a Zumpimito de la colonia La Soledad, mientras que poco después dejaría de existir en el hospital Fray Juan de San Miguel, Alberto Guzmán Osorio, de 60 años, con domicilio en Justo Mendoza número 37 de la colonia Morelos y logró sobrevivir su primo Arturo Carrisosa Guzmán, de 40 años, quienes se dedicaban a la compra venta de bienes raíces.

 

Estas personas y tres más, el 22 de julio pasado se enfrentaron a balazos con elementos de la sección antisecuestros de la Policía Ministerial del Estado cuando investigaban el secuestro de una pareja a quienes habían dado muerte y sus cuerpos abandonados a un costado de la carretera estatal a Zirimícuaro y detenidos el 17 de septiembre con otros cómplices con quienes ya se encuentran recluidos en el Cereso.