En las iniciativas en materia de deuda pública presentadas por el gobierno estatal existen intenciones claras de violentar la Ley: Mauricio Montoya

 

Con la iniciativa presentada por el Ejecutivo estatal para reformar la Ley de Deuda Pública muestra una clara debilidad financiera

Al solicitar al Congreso local autorice la contratación de empréstitos hasta por 5 mil 672 millones pretende trasladar un problema económico a futuras administraciones

 

 

BOLETIN/ MORELIA, MICH./ LUN-20-SEP/ Al presentar dos iniciativas para reformar el artículo 2° de la Ley de Deuda Pública y, para que se autorice al Ejecutivo la contratación de empréstitos, hasta por un monto de $5 mil 672 millones 727 mil pesos,  a ser destinados al refinanciamiento de la deuda bancaria directa estatal, la administración pública tiene intenciones claras de violentar no solo la Ley, sino fundamentalmente los principios de un manejo responsable y eficaz de la hacienda pública.

 

Así lo declararon Mauricio Montoya Manzo y Martín Cardona Mendoza, presidente y secretario general respectivamente, del Comité Directivo Estatal de Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

En este sentido, Montoya Manzo explicó que las iniciativas de referencia son una clara muestra de la debilidad financiera del estado, ya que más que aprovechar las bajas tasas de intereses de largo plazo, de lo que realmente se trata es de trasladar un problema económico del actual gobierno a futuras administraciones y con ello, dejar comprometida su capacidad financiera, violentando el espíritu de la Ley de Deuda Pública vigente.

 

Preciso que  la actual redacción del artículo 2º de la Ley de Deuda Pública fue propuesta por el Ejecutivo estatal hace apenas tres años, y en dicha reforma se consideró que era suficiente pata manejar la deuda pública de corto plazo,  que permitía la contratación de financiamientos sin necesidad de autorización del Congreso local siempre y cuando el pago del monto principal de la deuda no excediera de 180 días, ni el periodo constitucional de la administración que contrató la deuda y que ésta no podrá ser refinanciada o reestructurada, entre otros requisitos.

 

Sin embargo, lo que hoy pretende el Ejecutivo con la iniciativa de reforma al artículo en mención es lo contrario, pues ahora pretende que las entidades podrán reestructurar o refinanciar la deuda cuando cuente con la previa autorización del Congreso local respecto del monto, plazo y en su caso, de la afectación del derecho o ingreso que servirá como fuente de pago o garantía de financiamiento.

 

Por lo anterior, Montoya Manzo señaló que el Ejecutivo estatal, se conduce con una gran arrogancia al pretender pasar por alto, lo que hoy la Ley le prohíbe, además de suponer que el Congreso local simplemente y llanamente le quitará de la Ley tal prohibición, como si se tratara de algo intrascendente.

 

El dirigente estatal del Tricolor enfatizó que los problemas de manejo de la deuda pública no se pueden resolver simplemente reformando la Ley, pues al final del día, lo que se hace es agudizar  más los problemas económicos en el futuro, “por más que se acuda al gastadísimo discurso  argumento falaz de brindar certeza a las finanzas estatales y permitir al próximo gobierno continuar impulsando la línea de desarrollo económico que demanda la entidad”.

 

Dejó en claro además que un asunto de esta naturaleza requiere de un análisis más detallado que permita a la opinión pública tener elementos de juicio para formarse una opinión, Por ello, el PRI se compromete a presentar ante la sociedad michoacana un análisis de todos los argumentos por los que el Congreso del estado no debe aprobar las iniciativas en mención, ya que en ellas existen intenciones claras de violentar no solo la Ley, sino fundamentalmente los principios de un manejo responsable y eficaz de la hacienda pública, pues comprometer derechos o aportaciones futuras rompe esos principios”.

 

Finalmente, Mauricio Montoya Manzo hizo un llamado respetuoso al Congreso del Estado “lo invitamos a una profunda, serena y seria reflexión al respecto. El PRI está dispuesto a colaborar con su experiencia y buena fe, para encontrar la mejor solución a este asunto, y sobre todo a demostrar que cumplir con la deuda de corto plazo en nada compromete la eficaz gestión de administraciones venideras”.