BOLETIN 101/ MORELIA, MICH./ DOM-19-SEP/ El acelerado cambio de uso de suelo forestal, ha ocasionado grave deterioro en los ecosistemas del estado y se registran alteraciones agroclimáticas que provocan perdidas en la producción del aguacate hasta por más de 500 hectáreas anuales.

 

Así lo advirtió el diputado Presidente de la Comisión de Desarrollo Rural, Jaime Rodríguez López quien reiteró el llamado a las autoridades federales, estatales y municipales a que implementen estrategias de crecimiento ordenado en el cultivo del aguacate. En Michoacán, la superficie cultivada aumento del 83.3 al 85.0 por ciento y del 87.6 al  88.1 por ciento de la producción nacional

 

Las alteraciones en el cambio de uso de suelo forestal arrojan resultados nada alentadores comentó el legislador priísta al reiterar que, la producción de aguacate registra una pérdida de más de 500 hectáreas anuales del cultivo derivado de las alteraciones agroclimáticas.

           

“Más vale prevenir que lamentar y aún estamos a tiempo de corregir”, consideró Rodríguez López al manifestar la necesidad de que las autoridades de todos los niveles trabajen juntas para que impongan nuevas estrategias y se coordinen con las organizaciones de productores de aguacate quienes tienen el balance en la mano y conocen de fondo el comportamiento de la tierra.

 

Al aguacate abundó, se le cambio de nombre y le llaman ahora “oro verde” porque es una realidad que el 34 por ciento de la producción mundial se cultiva en Michoacán y contribuye al crecimiento económico del sector agrícola del país pero también lo es, que el cambio de uso de suelo forestal “acarrea daños de consecuencias graves”.

           

Ante esta situación refirió la urgencia de tomar decisiones que orienten hacia la ordenación territorial del aguacate, además de promover el manejo sustentable de los recursos, en beneficio de las generaciones futuras y se incluya la conservación y restauración de obras con vocación forestal mediante proyectos serios y responsables, dijo.         

           

Asimismo que se establezca una ordenación territorial del cultivo y se promueva el uso sustentable de los recursos naturales, para que los productores michoacanos no tengan pérdidas que a la fecha, suman más de 500 hectáreas anuales, acotó.