BOLETIN/ URUAPAN, MICH./ DOM-12-SEP/ En nuestros tiempos y nuestra historia formamos héroes a quienes se han distinguido por sus hechos extraordinarios, nuestra patria ha sido cuna de héroes, muestra de ello son Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez, y Francisco Márquez, a quienes se les reconoce como los niños héroes, por su valentía y entrega en defensa de la patria ante la invasión del ejercito norteamericano en 1847.

 

Así lo manifestaron elementos del Pentatlón Militar Deportivo Universitario de Uruapan durante el inicio de la velada de honor con el que el Ayuntamiento de Uruapan, el comité de festejos del Bicentenario 2010 y el pentatlón recordaron la víspera del CLXIII aniversario de la Defensa Heroica del Castillo de Chapultepec por parte de los Niños Héroes, por quienes se montó guardia de Honor en la Pérgola Municipal.

 

Ante Agustín Aguilar Gutiérrez, oficial mayor, quien asistió en representación del presidente municipal de Uruapan, Antonio González Rodríguez; Jesús Álvarez Navarro, presidente ejecutivo del comité de festejos del bicentenario 2010; Lucia Carrillo Téllez, Directora del DIF municipal, los integrantes del pentatlón militar en Uruapan ofrecieron la reseña histórica de los acontecimientos ocurridos el 13 de septiembre de 1847 en el Castillo de Chapultepec.

 

Tras el pase de lista a los 6 heroicos Cadetes, autoridades municipales, civiles y del pentatlón de Uruapan realizaron una guardia de honor, donde a la vez recordaron a los integrantes del pentatlón que han fallecido en cumplimiento de su deber.

 

Al respecto Agustín Aguilar, invitó a la sociedad a seguir el ejemplo de los Niños Héroes y defender al país a través del trabajo cotidiano, de la superación constante y respetando a los demás.

 

Resalto que el rescate de los valores es fundamental para lograr un desarrollo armónico que permita un desarrollo integral del país, por ello es fundamental iniciar desde el núcleo familiar donde inicia la formación cívica de las personas.

 

En 1906 se construyó un monumento en homenaje a los niños héroes en las faldas del Castillo de Chapultepec, tomando a 6 de ellos como sus máximos exponentes.