URUAPAN, MICH./ JUE-09SEP/ De varios impactos de bala disparados con pistolas automáticas y rifles de asalto calibre 7.62 (cuerno de chivo), la tarde noche de ayer fue ejecutado un joven carpintero y artesano a manos de al menos tres desconocidos que lo interceptaron a unas calles de su domicilio al oriente de esta ciudad; menos de 60 segundos bastaron a los homicidas para perpetrar el crimen desde interceptarlo así como descender del vehículo en que viajaban, dispararle y todavía darle al menos dos tiros de gracia.

 

Hasta anoche, agentes de la Policía Ministerial intentaban obtener pistas sobre la media filiación de los homicidas, sin embargo los vecinos del lugar se rehusaban a proporcionar datos, incluso no se tenían pistas sobre las características de la unidad en que viajaban los desconocidos, señalan los informes proporcionados por la Subprocuraduría de Justicia a través de la comandancia regional de la Policía Ministerial.

 

Se precisó que el hoy occiso fue identificado como Fernando Calderón Ceja de 21 años de edad, quien  tenía su domicilio en la calle Fresnos sin número de la colonia Los Fresnos. De acuerdo a declaraciones de sus parientes ante el ministerio público, la víctima se desempeñaba como carpintero y artesano, principalmente en la elaboración de muebles de madera.

 

Las primeras investigaciones señalan que ayer por la tarde el joven culmino su jornada de trabajo y tras permanecer algunos momentos en su vivienda decidio salir sin precisar que asuntos trataría y enfiló hacia calles de la vecina colonia conocida como Los Pinos.

 

Precisamente al caminar por la calle del mismo nombre de esta última colonia, el carpintero fue interceptado por los desconocidos quienes sin mediar palabra comenzaron la agresión con los potentes rifles acertando varios impactos, agresión que fue acompañada de los tiros de gracia que le propino un tercer sujeto con una pistola calibre 38 súper.

 

Al lugar se presentó el agente del Ministerio Público acompañado de un perito criminalista quienes con el auxilio de elementos de la Policía Ministerial procedieron a la inspección ocular de la escena del crimen y recolectaron 5 cascajos percutidos de “cuerno de chivo” y seis más de una pistola automática entre otros restos cuyo calibre no se precisó.

 

El cadáver fue enviado al Servicio Médico Forense (SEMEFO) para las actuaciones de ley y se dio inicio a la respectiva averiguación previa penal.