Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ DOM-29-AGO/ En coordinación con la Dirección de Seguridad Pública, a cargo de Martín Vega Villalobos, la Contraloría Municipal brinda atención a todo tipo de quejas o denuncias ciudadanas que sean formuladas contra policías preventivos y agentes de tránsito sobre mal trato, informó el contralor, Héctor Daza Banderas.

Se trata de evitar que los policías y agentes de tránsito municipales brinden tratos despóticos y abusivos contra ciudadanos, por lo que la Contraloría Municipal ha implementado mecanismos de control interno dentro de la DSPM “para que apliquen las correcciones disciplinarias correspondientes”, externo el funcionario del ayuntamiento.

En entrevista, expresó que de hecho, la DSPM aplica sanciones de suspensión laboral a aquellos polimunicipales que se les compruebe que dieron una mala atención al ciudadano o bien de maltrato físico o intelectual, castigos o suspensiones laborales que llegan a prolongarse de 8 a 15 días sin goce de sueldo “y algunas ocasiones también se ha determinado la baja de algún elemento”, dijo.

Trimestralmente la Contraloría Municipal solicita un informe detallado a la Dirección de Seguridad Pública sobre el comportamiento de los elementos policiacos y en el último reporte se registraron ocho policías sancionados con suspensión temporal debido a que brindaron mal trato a ciudadanos. Ese mismo documento indica que hubo dos policías que fueron dados de baja definitivamente en lo que va del último trimestre del año, precisó.

A la vez “nosotros tenemos la obligación de remitir informes tanto al Cabildo como a la Auditoría Superior del Estado respecto de todos los expedientes que se formen de responsabilidad de los policías, tránsitos y funcionarios públicos en general”.

En el caso de Policía y Tránsito, “se busca que la atención de los policías y agentes hacia el ciudadano sea de acercamiento y de respeto al ciudadano, máxime que están permanentemente capacitándose, como es el caso del reciente curso de capacitación sobre derechos humanos, dijo.