Aprovechaba cuando la madre salía a reuniones sobre política.

 

El hechor reconoce el delito, pero pensó que no era tan grave.

 

Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ MAR-17-AGO/  Un obrero, vecino de la población de Paracho,  que durante varios años abusó sexualmente de su hijastra, ahora de 17 años de edad, fue sentenciado en primera instancia a purgar una condena de 17 años de prisión, sin derecho a la libertad bajo fianza .

 

El sentenciado responde al nombre de Mario Soto Margarito, de 40 años de edad, quien tenía su domicilio en la calle 2 de Septiembre número 94 de la colonia del mismo nombre, en la población de Paracho.

 

Se le integró el proceso penal número 113/2009-III, en el juzgado primero en materia penal, por el delito de violación en agravio de una menor de edad quien era su hijastra.

 

La menor recuerda que una ocasión, durante el Día del Estudiante, el 23 de mayo, cuando tenía 12 años de edad, se estaba bañando para asistir a dicha festividad cuando llegó su padrastro e ingresó al cuarto de madera, mediante la fuerza la lanzó a una cama en donde abusó sexualmente de ella, bajo amenaza de muerte si lo denunciaba.

 

Así pasaron varios años, principalmente las tardes cuando su madre salía para asistir a reuniones de un partido político; una ocasión de armó de valor y se fue con su prima a casa de unos tíos en la colonia El Pino, donde les contó lo ocurrido.

 

De esta manera, el 6 de julio del 2009, acudieron al DIF municipal de Paracho donde fueron asesorados para la denuncia penal en el Ministerio Público. El detenido había manifestado que no creyó que esto era tan malo pero que ahora se da cuenta que el delito es muy grande.