LORENA BERBER/ INFOMANIA/ URUAPAN, MICH./ DOM-01-AGO/ Mientras el alcalde exige resultados hay dependencias que denigran el esfuerzo institucional por las quejas de los usuarios contra malos servidores.

 

Mientras Alfredo Ramírez, jefe de vinculación y acuerdos declara que hay agilidad en los trámites, asesoría para tramitar la visa y atención amable para los usuarios, aumentan las sospechas de mal funcionamiento.

 

Por ejemplo, la carga de trabajo y la falta de pago de horas extras genera demasiada tensión en las empleadas y empelados de mostrador, lo que repercute en un trato hostil hacia los ciudadanos.

 

En el caso de los migrantes, hay indicios respecto al posible abuso de autoridad en el manejo de remesas electrónicas, dado que los beneficiarios acuden para solicitar ayuda y ante su ignorancia en el manejo de la tecnología son presas fáciles de algún vivales que los time con el tipo de cambio de los envíos electrónicos desde la Unión Americana.

 

Hay señalamientos sobre la insistente recomendación para que los solicitantes de pasaporte acudan a tomarse las fotografías oficiales en una agencia de viajes ubicada en el mismo edificio, so pena de rechazárselas.

 

También en el tema de los exbraceros, existe la versión que la ayuda institucional se trastoca en abuso de confianza al autodesignarse beneficiarios de los futuros pagos a quienes esperan ser incluídos en el nuevo padrón de extrabajadores agrícolas y recibir la compensación por su trabajo en los Estados Unidos.