Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ MIE-21-JUL/  Luego de debatirse entre la vida y la muerte durante tres días, finalmente dejó de existir un joven que fue arrollado cuando conducía sin casco de protección, una motocicleta; la camioneta responsable fue abandonada kilómetros adelante, mientras que la víctima fue canalizada a un nosocomio de esta ciudad.

 

El ahora extinto respondía en vida al nombre de Rafael Guzmán Ávalos, de 21 años de edad, originario y vecino de la ranchería Cerro Blanco, en el municipio de Apatzingán.

 

De acuerdo a la versión del padre de la víctima, Roberto Guzmán barajas, su hijo conducía una motocicleta la tarde del pasado domingo, a la altura del poblado de Chandio, de la carretera que conduce de Apatzingán a El Aguaje, cuando fue impactado por una camioneta que metros adelante fue abandonada por su conductor.

 

El lesionado fue llevado a un hospital local pero dada la gravedad, fue canalizado al hospital El Ángel, donde falleció poco antes del mediodía de éste miércoles.