FSRJ/ URUAPAN, MICH./ LUN-19-JUL/ Usualmente relacionamos la Política solamente con las actividades concernientes a la elección de gobernantes. Por supuesto que ese tipo de actividades viven su etapa culminante el día de elecciones o hasta que ocurre un eventual dictamen de algún Tribunal Electoral. Pero los eventos políticos se dan en cualquier momento.

 

Los tiempos que marca la Ley son únicamente la formalidad que en nuestro sistema los “buenos políticos” deben saber disimular en su cumplimiento.

 

Quienes se perfilan o tienen aspiraciones a puestos de gobierno, siempre están moviendo sus fichas principalmente en el entorno o en la perspectiva de tales pretensiones. La idea fundamental es estrategia de Mercadotecnia: Fijar sistemáticamente en la mente de los ciudadanos imagen y nombre.

 

Por decir algo que pudiera ser un ejemplo, hay quienes ganando una presidencia municipal ya están pensando en ser Gobernadores, Diputados Federales o que se yo. Y comienzan su labor desde ese mismo instante. Con el tiempo y en vísperas (usualmente anuales) del proceso electoral, incrementan notablemente su labor propagandística de posicionamiento, a la vez que en la descalificación de potenciales adversarios.

 

Es un hecho que el trabajo básico para los procesos electorales inminentes ya se está cocinando en independencia de las actividades formales que contempla la Ley.

 

Los de hoy son los tales tiempos en que contemplamos estrategias de alianzas partidistas, nombramientos de funcionarios a modo, incremento de la presencia en actos públicos de los llamados “delfines” del gobernante en turno, atención específica a problemáticas de sectores clave del voto, etc.

 

Como una opción de atención ciudadana, en Uruapan desapareció de un plumazo el no mal ponderado Miércoles Ciudadano que, entre otros más, fue promesa de campaña del candidato en turno. Tal vez lo anterior se hizo para dar paso al nuevo programa de “Contigo en tu Colonia”. No dudo de los beneficios que esto puede proveer a la colonia en turno, pero en cautela de que no sea orientado como ardid de posicionamiento político.

 

Para lo anterior habremos de ver que el programa sea aplicado proporcionalmente a los diferentes sectores, independientemente del mapa político al que correspondan (norte o sur). Esperemos que la masificación publicitaria del programa, de las frases populistas y de las sonrisas acartonadas no sea un oportunista esquema de posicionamiento tendencioso.

 

Sabemos que hay funcionarios muy capaces que respaldan el programa en turno, pero ante los ojos de la población debe ser claro que tenemos gobernantes que actúan sin direccionamientos de preferencias partidistas, ni regionales ni de grupos privilegiados.

 

Recordemos que la esencia de la Política es la PARTICIPACIÓN POPULAR PONIENDO, POR SOBRE TODO, EL BENEFICIO DE LAS MAYORIAS (Bien Común).

Ing. Fernando S. Razo