EL REVERENDO/ INFORMANIA/ URUAPAN, MICH./ MAR-13-JUL/ Para evitar que Sor Marinela regrese a la Parroquia Aguacatera, se confabulan las fuerzas morenistas para presionar a los guardias con el objetivo que declaren haberla visto sustraer las pertenencias de los claustros de Fray Libero Madrigal.

 

Esto acción se echó a andar apenas hace un par de jornadas, para revivir la denuncia presentada ante el alguacil quinto, bajo el argumento que es compadre del obispo Godoy y actuará con celeridad para que el juez le obsequie la orden de prendimiento.

 

Lo anterior porque se dieron cuenta que Sor Peluches está apunto de obtener el amparo que suspendería el decreto emitido por los canónigos locales, el 19 de febrero, mediante el cual se volvieron desmemoriados y se olvidaron que el 11 de agosto del año anterior la designaron párroca sustituta por el resto de la encomienda, es decir hasta el 31 de diciembre del 2011.

 

Todo porque, José el Fariseo operó muy bien entre la junta parroquial y los hizo aprobar la declaratoria de ausencia definitiva para el Presidente Constitucional quien se encontraba encerrado en las mazmorras de Nayarit, bajo el supuesto que estaba coludido con delincuentes.

 

Hay que recordar que José el Iscariote fundó un movimiento cismático en la Iglesia Azul, denominado Resistencia Si-Vil, para desarrollar una serie de acciones que generaran ingobernabilidad en Uruapan y tuvieran que destituir a la párroca.

 

Primero dejaron de asistir a las misas parroquiales y como urgía aprobar algunos asuntos importantes, Sor Marinela convocó a los suplentes de los faltistas. Acudieron al llamado los relevos de Moy el beodo, de Memo el ambrosiano y de Libero el vidente.

 

Así que para instalar a los monaguillos que sí deseaban trabajar, desocuparon sus claustros, mediante inventario y resguardo de todos los enseres. Al paso de los y días se supo que Moy y Memo firmaron de recibido y se llevaron sus prendas, excepto Liberín, cuyas pertenencias siguen en custodia de la autoridad parroquial.

 

Lo curioso es que el sacristán Arturo fue quien llevó a cabo esta diligencia y ahora, como confesor y consejero espiritual del Padre Ramón, se apersonó ante el alguacil quinto para urgir la aprehensión de la hermana Peluches.

 

Hasta donde se sabe, Fray Libero es quien puso el índice de fuego al señalar que le robaron un pergamino de su claustro y que Sor Marinela es una ladrona.