A prisión consumado ladrón de casa habitación; cometió al menos siete hurtos

 

BOLETIN 148/ APATZINGÁN, MICH./ MIE-16-JUN/  El agente del Ministerio Público ejercitó acción penal en contra de un consumado ladrón de casas habitación; las investigaciones ministeriales permitieron el esclarecimiento de por lo menos siete robos que fueron cometidos por el indiciado a quien le fue asegurado diversos objetos producto de los latrocinios cometidos.

 

El presunto infractor responde al nombre de Francisco Javier Aparicio Rodríguez, de 25 años de edad, originario y vecino de esta ciudad, quien fue requerido durante un rondín de vigilancia realizado por elementos de la Policía Preventiva, en los momentos en que pretendía vender algunas prendas producto de un robo cometido horas antes.

 

El presunto ladrón fue puesto a disposición del Representante Social, quien giró instrucciones a los agente de la Policía Ministerial para realizar las investigaciones sobre la detención del ratero, quienes lograron establecer que el presunto facineroso durante la madrugada del pasado domingo 13 del mes y año en curso, se introdujo a un domicilio que se ubica por el rumbo del mercado “Ahuate”.

 

En dicha ocasión el detenido se introdujo al inmueble por un barandal que utilizó para trepar a la azotea de la casa y aprovechando que su propietario se encontraba profundamente dormido, sustrajo de un pantalón dos teléfonos celulares y la cantidad de dos mil 400 pesos en efectivo.

 

Además de robarse un par de anillos, dos pares de aretes y un dije de oro, siendo estos últimos los que pretendía comercializar al momento de su detención, joyas que sustrajo del interior de un ropero de una de las habitaciones del domicilio al cual se introdujo a robar.

 

También las pesquisas arrojaron que el detenido en el mes de abril, escaló hasta la azotea de un inmueble situado frente al mencionado mercado del Ahuate, de donde robo dos teléfonos celulares, tres relojes, así como dos esclavas y dos cadenas de plata, mismas que al percatarse que no eran de oro decidió tirarlos a la basura, hechos que dieron origen a la averiguación previa penal 89/2010-IV.

 

De igual forma en el mes de mayo, Francisco Javier Aparicio, con diferencia de unas horas, nuevamente escaló las bardas de dos domicilios situados en la colonia Lázaro Cárdenas, de donde robo en total la cantidad de mil 900 pesos, igualmente el presunto ladrón de casas habitación confesó haberse introducido a un domicilio situado en la referida colonia para lo cual subió a la azotea, y que una vez en el interior de la vivienda, se apoderó únicamente de un teléfono celular.

 

 

 

 

Otro de sus robos ocurrió en el mes antes mencionado, durante el transcurso de la madruga, donde también subió a la azotea de un inmueble, lugar en el cual dormían los propietarios del mismo, por lo que sin que estos se percataran de lo que ocurría descendió a través de unas escaleras y tranquilamente revisó el interior de la casa apoderándose únicamente de un rosario de oro, para después darse a la fuga.

 

Finalmente el ahora enjuiciado, mencionó a la autoridad ministerial que en el mes de octubre del año próximo pasado, logró ingresar a un domicilio para lo cual primeramente se introdujo a un inmueble en construcción, señalando que entró hasta una de las habitaciones donde dormía la propietaria del inmueble hecho que le facilitó apoderarse de un teléfono celular, para posteriormente abandonar el domicilio y darse a la fuga tranquilamente.

 

Al ser cuestionado por los objetos robados, Javier Aparicio, menciono que en su domicilio tenia guardados tres teléfonos celulares, así como un reloj, mismos que fueron asegurados por los agentes de la Policía Ministerial, señalando que el resto del botín obtenido lo había logrado vender a personas que se encontraba a su paso, por lo que desconoce la identidad de estos.

 

Una vez que el agente del Ministerio Público integró la averiguación previa penal número 089/2010-III, ejercitó acción penal en contra del presunto ladrón, mismo que fue puesto a disposición de la autoridad jurisdiccional correspondiente a fin de que sea sometido a proceso penal por los delitos cometidos.

 

Cabe señalar que autoridades de la PGJ hacen un llamado a la ciudadanía que haya sido víctima de esta persona, para que en el caso de reconocer al ahora detenido acudan hasta la Representación Social a interponer la denuncia penal correspondiente en su contra.