ISAURO GUTIÉRREZ/ MORELIA, MICH./ DOM-13-JUN/ Surgió a la palestra el tema de que es necesario modificar los contenidos del Sistema Michoacano de Radio y Televisión, creado durante el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano con el objetivo de difundir la ciencia y la cultura, pero por supuesto que también la de difundir las obras de gobierno, como una especie de contrapeso hacia los medios de comunicación que en ese entonces incomodaban al gobernador.

 

Quienes tuvimos la suerte de incursionar en el periodismo durante ese sexenio, pudimos percatarnos de la intención del gobierno, al que le incomodaba sobremanera la presión ejercida por los medios de comunicación.

 

Era un ambiente de absoluta intolerancia hacia la libre expresión de las ideas y, por lo tanto, significaba que en ese entonces era prácticamente imposible que se enderezaran críticas hacia el estado, que mantenía relaciones económicas con los medios, pero con una exigencia de sumisión absoluta.

 

Desde el principio, el SMRTV tuvo que enfrentar el problema de la baja audiencia y a 25 años de existencia no ha podido superar el “raiting”, debido al poco interés que despiertan sus producciones. Los únicos espacios realmente interesantes son los programas científicos y culturales producidos por el canal 22, pero las producciones locales no tienen penetración alguna.

 

Se recuerda todavía cuando la reportera Araceli López y su camarógrafo lograron las mejores tomas de un sangriento intento de fuga del CERESO y, cuando llegó a la redacción, ya estaba lista la orden “de arriba”, de que esas escenas no se transmitieran.

 

Desde entonces se decía que los noticieros dedicaban sus principales notas a describir las actividades del gobernador desde que se levantaba hasta que se dormía y eso no le interesaba a la gente.

 

En la actualidad el SMRTV ha mostrado una mayor apertura en la información de sus noticieros a las voces discordantes, pero no deja de ser el principal instrumento de comunicación que se trata de utilizar para difundir la obra de gobierno. Debiera medirse los niveles de penetración de ese medio como se hace con los que intentan conseguir convenios de publicidad y, en las sumas y restas de dinero invertido, se podría ver que los recursos que absorbe el SMRTV podrían utilizarse para algo más útil.

 

Más atole con el dedo.- Desde tiempos inmemoriales existen dos Morelias, la de los ricos del sur y la de los pobres del norte y son además claras las diferencias en cuanto al interés que pone la autoridad en la realización de obras. Salvador López Orduña anunció que haría de cuatro carriles la avenida Torreón Nuevo, pero a final de cuentas sólo lo hizo en un tramo de 500 metros, apenas suficiente para que pudieran hacerse los accesos al centro comercial que después se edificaría en el lugar.

 

Después, vino Fausto Vallejo y anunció con bombo y platillo la conexión de esa misma avenida con la avenida Guadalupe Victoria y para ello prometió a los vecinos de Infonavit Loma Bonita que iban a construir el primer Centro de Desarrollo Comunitario, dirigido a los niños y jóvenes de las inmediaciones, con una biblioteca digital y espacio para más de 300 computadoras.

 

Para no hacerles el cuento largo, el año pasado se inauguró la famosa conexión, sólo que a medias, porque apenas sirve para incorporarse a la lateral del libramiento y viceversa, pero de la conexión a Torreón Nuevo, todavía nada y mientras tanto los miles de morelianos y tarimbarenses que habitan las nuevas colonias al norte de la capital siguen sufriendo las de Caín sobre todo durante las horas pico.

 

Ahora, el presidente municipal vuelve a anunciar la construcción del centro comunitario, pero no dice cuando, porque que para ello necesita que el Congreso del Estado le autorice para contratar un préstamo por el orden de los 400 millones de pesos, aduciendo que él recibió un adeudo de similar tamaño y ya pagó la mitad, es decir, está pensando en incrementar la deuda pública del municipio hasta los 600 millones de pesos.

 

Seguro de Desempleo.- Los diputados del Congreso local ya se dieron cuenta de que al momento de confeccionar el decreto que permitiera el otorgamiento de pensiones a los afectados por los granadazos del 15 de septiembre de 2008, dejaron abierta una puerta muy ancha por la que se están colando muchos afectados por otros eventos trágicos como el atentado a la Secretaria de Seguridad Pública Minerva Bautista y están buscando la forma de arreglar el entuerto.

 

Por si fuera poco, ahora al diputado Raúl Morón Orozco se le ha ocurrido la idea de impulsar la creación de un seguro de desempleo en un estado como el de Michoacán, donde precisamente el problema más grave es la falta de oportunidades laborales. Según el Servicio Nacional del Empleo hay 61 mil personas desocupadas en el estado. Bajo el supuesto que a cada desempleado se le otorgara un apoyo de mil 600 pesos mensuales, como lo propone el legislador, estaríamos hablando de una afectación presupuestal por el orden de los mil 170 millones de pesos al año. Hay qué ver de dónde saldrían.