BOLETIN/JUE10JUN10.-Reconocen 50 años de brillante trayectoria magisterial del profesor Servando Ríos Viveros, quien siempre se ha distinguido por su profesionalismo, buscando nuevas alternativas para mejorar el servicio educativo, anteponiendo en todo momento los intereses de la educación.

 

Este reconocimiento le fue hecho por parte de la zona escolar No. 080 de educación primaria ante autoridades municipales, educativas, alumnos y personal docente de la escuela “José María Morelos y Pavón” de la colonia La Quinta de esta ciudad.

 

En su mensaje, el secretario del Ayuntamiento Antonio Berber Martínez resaltó que el profesor Servando Ríos ha sido un promotor incansable para impulsar la calidad educativa en las aulas, conciente de que en esta área están sentadas las bases del desarrollo integral de la sociedad.

 

En representación del alcalde Antonio González Rodríguez, el secretario señaló que es justo reconocer a quien ha entregado gran parte de su vida a la enseñanza de una manera tan profesional y distinguida, como lo hace el profesor homenajeado.

 

Por otro lado, una de las hijas de Ríos Viveros acentuó que “es admirable reconocer el esfuerzo tan grande y esa vocación de servicio que a lo largo de 50 años de carrera magisterial ha demostrado siempre el profesor Servando, persona responsable y honesta, quien es un ejemplo a seguir dentro de esta ardua labor”, destacó una de sus hijas durante el emotivo evento.

 

El profesor reconocido nación el 13 de septiembre de 1937 en el poblado de Cútzeo, municipio de Huetamo, Michoacán, “lugar en donde se conforta el alma y se agiganta el espíritu con el azul del cielo con las luces llenas de luceros propias para el amor”, palabras dichas por Servando Ríos.

 

Es hijo de padres campesinos, Tiburcio Ríos Betancourt y Celerina Viveros Vargas. Los primeros dos grados de primaria los hizo en su pueblo natal en la escuela “Ricardo Flores Magón” y terminó esta enseñanza en Huetamo, en la primaria “Carrillo Puerto”.

 

Estudio la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos” de la comunidad de Ayotzinapa, Guerrero, en donde le inculcaron un sello de responsabilidad, honestidad y de cariño respetuoso a sus semejantes, así como de un profundo amor a la patria.

 

Fue el 5 de febrero de 1963 cuando el profesor Servando llegó a la ciudad de Uruapan, en donde trabajó en la primaria “Manuel Ocaranza” durante 11 años, 11 meses y 11 días.