Necesario que el ayuntamiento funcione debidamente para recobrar la estabilidad en Tzintzuntzan: Mauricio Montoya Manzo 

 

BOLETIN/ MORELIA, MICH./ LUN-26-ABR/ El síndico y regidores de Tzintzuntzan depuestos ilegalmente por el edil Abel Martínez Rojas, tienen la voluntad para avanzar en la solución de este conflicto.

 

Sin embargo, el  presidente municipal se ha negado a restituirlos en sus cargos pese a la sentencia emitida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y al resolutivo del mismo Órgano Constitucional, relativo al incidente de inejecución de sentencia que fue presentado por los servidores públicos.

 

Así lo manifestaron en la sede estatal del Tricolor, el síndico Eusebio Sandoval Seras, y los regidores: Francisco Ramos Fuertes (PC); José Gerardo Guzmán Campos (PVEM); María Italvia Mateo Ramos (PAN), y Marcial Campos Morales (PRD) ante Mauricio Montoya Manzo y Jeny de los Reyes Aguilar, presidente y secretaria general, respectivamente del Comité Directivo Estatal, así como de Remigio García Maldonado, representante del PRI ante el IEM e IFE y secretario técnico de Procesos Internos.

 

En este rubro, dieron a conocer que han presentado un segundo incidente de inejecución de sentencia y esperan que en próximos días, se resuelva lo conducente “consideramos que tenemos la razón, que el Tribunal deberá emitir una sentencia definitiva mucho más enérgica, donde quede restablecido el orden y funcionamiento del ayuntamiento de Tzintzuntzan”.

 

Sobre el tema, Mauricio Montoya Manzo, presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional al recibir al síndico y regidores de dicho ayuntamiento habló sobre la urgencia de que regrese el estado de derecho al municipio de Tzintzuntzan, ya que la sociedad demanda gobernabilidad y  estabilidad, para continuar con el avance y desarrollo de dicho ayuntamiento.

 

Por su parte, Eusebio Sandoval Seras, síndico de Tzintzuntzan recordó que el pasado 10 de diciembre de 2009 el presidente municipal, Abel Martínez Rojas, lo destituyó al igual que a cinco Regidores, habilitando con esta acción ilegal a los suplentes.

 

Posteriormente, los servidores públicos removidos promovieron Juicio para la Protección de los Derechos Político-Electorales del Ciudadano y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó al presidente municipal el 03 de febrero del año en curso, que los restituyera en sus cargosa, además de que regularizara la funcionalidad del órgano de gobierno municipal.

 

Sin embargo, hasta la fecha el edil no ha cumplido con la sentencia, incluso el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dio vista al Congreso local sobre la conducta irregular del Presidente. Además, de que en el Congreso local existen dos denuncias de juicio político en contra del edil Abel Martínez Rojas, presentadas por síndico y regidores, así como por un grupo de ciudadanos, donde se incluye el destituido tesorero municipal, Benito García Nambo, quien salió injustificadamente de la Tesorería de este municipio.

 

Por otra parte, y debido al desacato de Abel Martínez Rojas, síndico y regidores para que sean restituidos en sus cargos, presentaron dos incidentes de inejecución de sentencia, uno de ellos resuelto el pasado 17 de marzo, mediante el cual se le ordena al presidente municipal que en un término de 72 horas dé cumplimiento a la sentencia del 03 febrero, restituyendo así al síndico y regidores; situación que no se ha llevado a cabo en virtud de la negativa de Martínez Rojas por cumplir cabalmente y con la formalidad que requiere dicha resolución.

 

En este sentido, mencionaron que fueron convocados para sostener una reunión el pasado 22 de marzo. Sin embargo, Martínez Rojas, sólo pasó lista a los presentes y leyó el resolutivo del Tribunal Electoral, además, intentó suspender dicha reunión lo que evitó que se llevara a cabo la restitución formal de los servidores públicos.

 

Ha transcurrido un mes y el edil se ha negado a convocar una reunión de Cabildo, situación que es violatoria  de la Ley Orgánica municipal, ya que ésta señala que mínimo debe sesionarse dos veces por mes.

 

Finalmente, externaron que esta situación ha generado que en el municipio de Tzintzuntzan el clima de inestabilidad y enfrentamiento entre la población sean una constante.

 

Además, la aplicación y ejercicio de los recursos públicos del municipio se ha realizado de manera unipersonal e irregular, ya que el cuerpo edilicio no ha sido convocado para tratar los temas y asuntos de interés para la sociedad.