BOLETIN 3251/ NVO. PARANGARICUTIRO, MICH./ VIE-16-ABR/   Solicitan al congreso del estado que legisle para que el cambio arbitrario de uso de suelo sea tipificado como delito grave. De esta manera se busca frenar la devastación de la masa forestal que paulatinamente arrasa con este recurso natural en los más de 10 municipios que conforman la región de la meseta purépecha.

 

Esta petición fue presentada por los integrantes del consejo regional forestal VI en reunión ordinaria efectuada en el centro ecoturístico de Pantzingo, municipio de Nuevo San Juan Parangaricutiro, a donde acudieron los alcaldes de Uruapan, Antonio González Rodríguez y los de Tingambato, Paracho, Ziracuaretiro y del municipio anfitrión.

 

En ese lugar, el comité en pleno solicitó al diputado por el distrito sur de Uruapan, Librado Martínez Carranza, quien preside la comisión de medio ambiente y recursos naturales en el congreso del estado, que se legisle de manera urgente para proteger el bosque michoacano.

 

En concreto, pidieron que se califique al cambio desmedidoo del uso de suelo como delito grave, castigando severamente a quienes deforesten la masa forestal de manera ilegal, Hicieron un llamado enérgico para que los infractores no alcancen el beneficio de salir bajo fianza como actualmente sucede.

 

El comité argumentó que existe la necesidad de sentar un precedente para que se sancione penalmente a quien atente contra la superficie boscosa, misma que se agota debido a las prácticas irracionales que urge detener.

 

Por otro lado, este organismo que involucra la participación de autoridades de los tres órdenes de gobierno, de comunidades indígenas, poseedores de bosque, entre otros sectores, pidió al legislador Martínez Carranza que el congreso estatal etiquete recursos para que los municipios que conforman este consejo cuenten con su Ordenamiento Ecológico Territorial, que es una herramienta jurídica que ayuda a los Ayuntamientos a controlar el uso de suelo.

 

Indicaron que al contar con ese documento rector, los municipios tendrían un aliado importante para proteger las zonas arboladas y evitar que se sigan convirtiendo en zonas de cultivo.