Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ JUE-02-ABR/  Una persona que en compañía de un cómplice se introdujeron a robar a una casa habitación y posteriormente robaron la camioneta de la misma afectada, fue sentenciado a purgar una condena de 5 años y 6 meses de prisión, sin derecho a la libertad bajo fianza.

Con la misma camioneta robada, abasteció de combustible en la gasolinera “Fernández” y huyó sin pagar, en la persecución fue capturado por la policía.

 

Se trata de José Alfredo Andrade Guerrero, (a) “El Pollo”, de 18 años de edad, originario de La Basilia y con domicilio en privada de Miguel Treviño número 8, en esta ciudad, a quien se le integra el proceso penal número 160/2009-I, por el delito de robo y daño en las cosas, en agravio de Rosalía Olmedo Guzmán y la gasolinera Fernández, respectivamente.

 

Esta persona y un cómplice de nombre Héctor y apodado “El Pelón”, el pasado 3 de septiembre de 2009 , a eso de las 13:00 horas, se introdujeron a la casa marcada con el número 3 de la privada de Morelos, en la colonia del mismo nombre en donde se apoderaron de dinero, alhajas, nextel y lap top, así como de las llaves de una camioneta.

 

El mismo día pero a las 16:00 horas, se apoderaron de la camioneta Honda tipo CRV, color blanco y placas de circulación PGG-20-87, que estaba estacionada frente al número 85 de la calle Pino Suárez, frente a las oficinas del SAT, en donde labora la afectada Rosalía Olmedo. “El Pelón” ya conocía a la afectada, había sido su patrona.

 

La camioneta la guardó varios días en una huerta de aguacate de su tía Claudia Arredondo, en La Basilia, donde le quitó las placas, pero el día 15 de septiembre poco antes de la media noche, sacó la unidad “para dar una vuelta” en compañía de sus amigos Mario Berber, Roberto Román, Luis Rosas, José Saúl Martínez y Heliberto Ruiz.

Pero, al terminársele el combustible, abasteció en la gasolinera “Fernández”, pero para no pagar, huyó del lugar arrancando la manguera de la bomba; tras una breve persecución, fueron detenidos por el camino a Las Canacuas y puesto a disposición de las autoridades quienes lo sentenciaron a 5 años y 6 meses de prisión y al pago de una multa de más de 8 mil pesos.