LORENA BERBER/ INFOMANIA.COM.MX/ URUAPAN, MICH./ MIE-25-MZO7 Pese a las criticas panistas y seguidores Morenistas, Antonio González ha demostrado capacidad para gobernar, el pueblo está en aparente calma, no se ha detenido el funcionamiento del gobierno municipal.

 

A un 35 días de su retorno a la presidencia, el presidente municipal, ha comprobado sensibilidad para gobernar, no así los funcionarios que lo rodean, unos consideran que están más que posicionados y seguros, otros sienten que en cualquier momento los relegan y tienen razón.

 

La agenda del presidente, sufre constantes cambios, el problema es que no hay deficinición ni acuerdos cordiales entre los encargados de la misma, algo tan simple no lo pueden ordenar ¡que esperanza hay que en otras áreas trabajen bien!

 

El resultado de un buen gobierno no depende solamente de un buen o mal alcalde,  González Rodríguez, tiene buena voluntad y buena fe para gobernar, sin embargo, no podrá solo, mientras continúe rodeado de traicioneros y ambicioso, se antoja difícil el buen gobierno.

 

González Rodriguez, no logró concretar un equipo de trabajo real, de persona leales e institucionales, que no confundan la palabra institución con sumisión, que comprendan lo que significa servicio público y el significado de al menos la palabra gobierno.

 

Para los regidores gobernar es saqueo, nepotismo y poder, se creen presidentes municipales, para los funcionarios representa un salario de 20 a 30 mil pesos mensuales y pago de viáticos.

 

Mientras que para los panistas ha representado una agencia de colocación, donde pueden contratar a los hijos, hermanos, sobrinos, nietos, cuñadas y concuños, y hermanas de las parejas sentimentales de los funcionarios que tienen doble vida.

 

¿Y el bien común? En la basura los panistas son los principales enemigos del presidente municipal, son quienes quieren manejar a su libre albedrío el manejo financiero y administrativo, pues quien logre contratar y meter más gente a la nómina es quien tendrá mayor poder político.

 

Por lo dicho anteriormente, es difícil que dejen trabajar al presidente sin colocarle piedritas en el camino, para que deje de brillar, pues, de acuerdo a los comentarios panistas “saludan al presidente, por educación” al fin  hipocresía azul, por ende el edil tendrá que desprenderse en gran parte del PAN para poder gobernar.

 

No tardan en convocarlo al famoso “Cabildo azul” es decir a aprobar o reprobar la orden del día de las sesiones del ayuntamiento” ¿La finalidad? Manejar al ayuntamiento y proteger a los allegados al síndico, José Moreno Salas.

 

Es  necesario que el edil comience a trabajar por Uruapan y para los uruapenses, como la ha venido haciendo, pero esta vez si permitir que asuntos políticos ajenos a la administración lo distraigan, no ignorar los problemas pero atender preponderantemente la encomienda que le dio el pueblo el 11 de noviembre del 2009 en las urnas y que inicio el primero de enero del 2008 y concluye en 31 de diciembre del 2011, ¡ese es su encargo!